El fútbol en la era de Twitch

El fútbol en la era de Twitch

Rubén Gil
14 marzo, 2021
|
Actualizado: 14 marzo, 2021 16:48
|
PUBLICIDAD

Las plataformas de streaming tiene cada vez más adeptos. Es un negocio al alza al que ha sonreído la pandemia. Su éxito radica en la posibilidad de poder emitir en directo o darle al usuario la opción de elegir qué contenido consume, cuándo lo consume, y quién o cómo se lo cuenta. Lo que quieras, donde quieras y cuando lo quieras.

Twitch es el último fenómeno que se ha colado en nuestras vidas y en nuestras casas. En las de los jóvenes y no tan jóvenes. En muy poco tiempo se ha convertido en una de las principales fuentes de tráfico de internet en todo el mundo por delante incluso del mismísimo YouTube.

Retransmisiones en directo, videojuegos, deportes…Todo tiene cabida en Twitch donde se han llegado a reunir más de medio millón de espectadores para seguir las campanadas.

Este tirón está provocando el nerviosismo en muchas industrias. Entre ellas la de los medios de comunicación como la radio o la televisión. En poco más de un mes dos de los futbolistas más mediáticos de nuestro país como Piqué o Sergio Ramos han concedido a través de este formato las entrevistas de las que antes disfrutaban los programas de radio deportivos de toda la vida. Las audiencias también cambian de bando.

Coincidiendo con este debate, en el mundo del fútbol se han empezado a encender las alarmas. Esta misma semana el presidente de la Juventus, uno de los clubes más poderosos de Europa, advertía de que el fútbol no interesa ya a los jóvenes. En el mundo de la doble pantalla, de la inmediatez y del consumo rápido de contenidos es casi impensable que un chaval de 14 años dedique un par de horas seguidas de su tiempo a ver por un partido completo.

Frente al interés de estas nuevas plataformas, gratuitas para el usuario, el fútbol por televisión es un producto caro que cada vez consume menos gente. Según datos de la consultora Kantar la Liga española cuenta con una cuota de pantalla de apenas un 2,7%. Y la Liga de Campeones, la competición por excelencia de nuestro deporte rey, apenas akcanza un 6% de audicencia y su canal en la plataforma Movistar se queda en un paupérrimo 0,13% de share. Lejos quedaron aquellos partidos en abierto. El fútbol para el pueblo pero sin el pueblo.

La forma de ver televisión ha cambiado. La manera en que consumimos contenidos, también. La oferta cada vez es más abundante. El fútbol, como entretenimiento que es, compite con todo. Con una serie en Netflix, una película en televisión, un directo en estas nuevas plataformas, una tertulia política o un programa del corazón un sábado por la noche. La industria futbolística, tocada por la pandemia que ha mermado de forma importante sus ingresos, necesita resetearse si no quiere quedarse definitivamente sin conexión.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD