Programas del sabado
¿El salvador de Italia?

¿El salvador de Italia?

PAUL MIELGO
04 febrero, 2021
|
Actualizado: 04 febrero, 2021 11:15
|
PUBLICIDAD

El ex jefe del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha sido designado por el presidente de la República italiana como el próximo primer ministro, para ayudar al país trasalpino a salir de su peor recesión desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Apodado «Super Mario» por su éxitoso “quantitative easing” (QE) al frente del BCE para salvar al euro en 2012 durante el apogeo de la crisis de la deuda que se extendió desde Grecia, Draghi necesitará una mayoría en ambas cámaras del Parlamento para ser nombrado jefe de gobierno. De ser confirmado en la votación, Draghi se convertiría en el sexto primer ministro consecutivo desde 2008 que no ha salido de las urnas.

Los bonos y las acciones del mercado nacional han reaccionado positivamente, después de que Draghi aceptara formar Gobierno. Los inversores esperan que pueda marcar el comienzo de la estabilidad política después del colapso de la coalición gobernante y utilizar los fondos de la Unión Europea para ayudar a la economía a recuperarse de la pandemia.

Los últimos años han sido convulsos para los mercados italianos, sacudidos por la alta carga de deuda pública y con partidos euroescépticos que forman parte del ejecutivo. Los rendimientos de los bonos se dispararon durante la crisis del coronavirus el año pasado antes de que el BCE interviniera con compras masivas de activos en el marco de su programa pandémico de emergencia.

Durante el apogeo de la crisis de la deuda soberana de la zona euro en 2012, Draghi dijo que el BCE haría «lo que sea necesario» para mantener unido al bloque. Antes de dejar su cargo a finales de 2019, con frecuencia insistía en que los gobiernos tendrían que impulsar el gasto fiscal para sacar a la región de tasas de crecimiento e inflación anémicas.

El mes pasado, el gobierno de coalición colapsó por los desacuerdos sobre cómo gastar los fondos de la Unión Europea. Draghi ha aceptado la solicitud del Jefe de Estado, Sergio Mattarella, para intentar encabezar un nuevo gobierno, luego de fracasar el regreso del primer ministro saliente Giuseppe Conte. Ahora tiene que sondear a los líderes de los partidos políticos para intentar forjar una amplia coalición parlamentaria que dé su visto bueno a un gobierno tecnocrático.

El populista Movimiento Cinco Estrellas, el partido con mayor representación parlamentaria, parece que se opondrá a un gobierno Draghi, aunque se pondrá a prueba su inestable unidad. El Partido Democrático de centro izquierda y el centrista Italia Viva de Matteo Renzi probablemente apoyará la investidura. Así pues parece que todo dependerá de lo que decida la derecha. Los partidos Liga Norte y Hermanos de Italia, tendrán que decidir si quieren ir a unas nuevas elecciones o aceptar un gobierno de transición. Matteo Salvini, el líder de la Liga, de momento deja la puerta abierta. Las próximas elecciones generales en Italia serán en 2023 y a medida que se acerque la fecha, los políticos se irán posicionando de cara a sus votantes.

Draghi conoce de sobra estos límites. Pero su larga carrera ha demostrado que ha sido capaz de abordar las fallas de los políticos. Por el bien de Italia, hay que esperar que una vez más predomine su buen criterio sobre la caótica política del país.

 

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD