Endeudarse para pagar dividendo

Endeudarse para pagar dividendo

27 octubre, 2016
|
Actualizado: 27 octubre, 2016 11:26
|
PUBLICIDAD

Las empresas cotizadas retribuyen a sus accionistas principalmente a través de dos fórmulas: vía dividendos, y recomprando acciones propias.

La recompra de acciones propias por parte de la propia compañía es una forma indirecta de retribuir al accionista. Es cierto que el accionista no recibe ningún efectivo ni acciones por esta operación, pero la compañía reduce el número de acciones en circulación. Al reducir el número de acciones de la compañía, el beneficio generado se distribuye entre menor número de acciones y, por tanto, aumenta el beneficio por acción (BPA), haciendo que la cotización suba.

Desde 2009 los dividendos de las empresas integrantes en el índice S&P 500 se han incrementado más del 100% y el volumen destinado a adquirir acciones propias se ha multiplicado por más de tres. Durante este ejercicio 2016, el importe de dividendos más recompra de acciones propias superará por primera vez el billón de dólares (trillón americano). Lo sorprendente de esta cifra es que será superior a la generación de caja de las compañías tras realizar inversiones (cash flow libre) en más de 100.000 millones de dólares. En otras palabras, las compañías se están endeudando para poder retribuir a sus accionistas vía dividendos y recompra de acciones en el mercado en el volumen en que lo están realizando. La actual situación de mercado de facilidad de emisión de bonos a medio y largo plazo a tipos muy reducidos facilita este tipo de operaciones.

11

Dividendos (barra azul oscura) + Recompra de acciones (barra azul oscura) comparado con Generación de caja después de inversiones (línea roja).

Aunque desde un punto de vista estrictamente financiero pueda resultar una operación muy rentable (endeudarse al 1% de coste y conseguir una rentabilidad para el accionista vía dividendo y recompra de acciones superior al 4%), no es una situación sostenible en el tiempo. Se produce una reducción de los recursos propios de la empresa por la recompra y amortización de las acciones propias a la vez que se incrementa su endeudamiento. Aumenta el beneficio sobre los recursos propios (RoE) al reducirse el denominador, pero no aumenta o incluso disminuye la rentabilidad sobre el total de activos (RoA).

Endeudarse para pagar dividendos

Dividendos + Recompra de acciones / Beneficios declarados

En los últimos cincuenta años sólo en otras tres veces se ha dado el hecho de que durante dos años consecutivos el importe conjunto de los dividendos pagados y la recompra de acciones propias de las empresas integrantes del S&P500 hayan excedido el importe de los beneficios declarados (1990-1991, 2001-2002, 2007-2008). Durante esos años las empresas destinaron a retribuir a los accionistas una cantidad de dinero superior al beneficio declarado. Este año 2016 será el segundo año consecutivo en que esto vuelva a suceder. Hasta la fecha nunca se ha dado que las empresas mantengan esta situación durante un tercer año seguido.

Endeudarse para pagar dividendo

Gráfico S&P 500

La recompra de acciones en grandes volúmenes trae como consecuencia que el beneficio por acción de las compañías incremente sensiblemente más los beneficios totales de las compañías. La reducción del número de acciones entre las que dividir el beneficio provoca que el beneficio por acción aumente, aunque el beneficio total de la compañía se mantuviera constante.

Financieramente la operación puede ser explicada, pero cuando las empresas ante la posibilidad de endeudarse a tipos bajos prefieren recomprar sus propias acciones a invertir en expandir su negocio, quiere decir que las previsiones de crecimiento para los próximos años no son demasiado halagüeñas, lo que antes o después acabara plasmándose en las cotizaciones.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD