PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Enfermos de titulitis

Rubén Gil

Un estudio del IESE ha vuelto a abrir el debate sobre lo alejada que está la universidad del mundo empresarial. Señala que siete de cada diez empresas en España asegura que existe un desajuste entre las competencias que necesitan en los nuevos graduados universitarios y las que ofrece el sistema educativo. Nada nuevo bajo el sol.

Coincide este informe con el plan que ha puesto sobre la mesa el Gobierno para impulsar la Formación Profesional. 1.500 millones de euros para acreditar a los 3 millones de trabajadores que pese a llevar muchos años trabajando carece de título o de certificación. Sea bienvenido este plan en un país en el que apenas un 12% de los alumnos se decantan por la FP frente al 26% de media que eligen esta opción en la OCDE.

Es momento de dejar atrás los prejuicios que minusvaloran la FP frente a la universidad y la mentalidad de los padres que temen que si sus hijos no estudian una carrera no tendrán oportunidad de desarrollar su carrera profesional.

Fuera complejos. Ovidemos la titulitis y optemos por la empleabilidad. La mayor parte de los alumnos de FP encuentra trabajo a los pocos meses tras acabar sus estudios mientras que en los universitarios ese porcentaje es bastante inferior y en muchos casos terminan trabajando en algo distinto a lo que han estudiado. ¿Quién no conoce un caso así?

Prestigiemos la Formación Profesional. Lo agradecerán las empresas, el mercado laboral y también la universidad, que podrá quitarse el sambenito de ser una fábrica de parados. Universidad sí. FP también.