La adicción al shopping

La adicción al shopping

Unos datos a tener en cuenta en los países latinoamericanos.

PUBLICIDAD

Una de los indicios de la abundancia en que vive la clase media en los países ricos es el vicio del shopping, que suele llegar al extremo de la adicción, análoga a la droga. Muchísimos sectores en la Economía prosperan gracias a la debilidad de la gente de tener que comprar y comprar siempre cosas nuevas. En las mujeres esto se manifiesta principalmente en el sector de la moda, y en los hombres en el sector de los coches, motos, electrónica y turismo.

Acabo de leer la breve historia real de una mujer joven que repentinamente tuvo el problema de no tener más sitio donde guardar su ropa, lo cual le obligó a tirar cosas que ya no usaba hace tiempo: así llenó casi veinte bolsas de plástico de objetos de moda de ciclo corto, baratijas de la marca H M, Zara, Vero Moda, Zalando o Asos. Era el resultado de sus compras de dos veces al mes durante sólo pocos años, gastándose cada vez una media de 125 Euros. Y, es más: había llegado a totalizar gastos por 23.000 Euros en los últimos diez años, todo en moda barata. Ningún sector en la Economía, después del petróleo (cuya combustión es más necesaria) produce tanta polución como el sector de la moda.

Y suele ser así, que las personas que gastan excesivamente en moda, al mismo tiempo condenan la polución atmosférica, dentro del ´club´ de los benefactores de la naturaleza.

PUBLICIDAD

Impacto de la dependencia excesiva del shopping

Lo que acompaña muy frecuentemente al consumismo desenfrenado es el endeudamiento, o el no llegar al fin del mes en un presupuesto familiar. Y al lado de esta adicción están las otras más graves como el juego, la bebida, la droga misma, el sexo etc. etc. Todo esto exige la necesidad absoluta de que el hombre tenga unas normas de conducta moral para no hundirse en el marasmo de la riqueza, que ofrece la opulenta sociedad moderna, en un sistema de mercado abierto. Ya sabemos de sobra que es una cuestión de buena educación en la familia.

Opciones del Estado

Pero si la familia no hubo, o ha fallado en su función debido al problema que produce el divorcio, el mal ejemplo de los padres, ¿entonces qué? Aunque no es función del Estado llenar este vacío, no hay más remedio que plantearse una cierta política legislativa de tipo educativo, a la vez que el Estado debería fomentar cualquier iniciativa ciudadana que busque formar personas con autodominio y carácter. Esto significaría apoyar también colegios privados, cuidar más la formación de los profesores, apoyar iniciativas de la Iglesia y, sobre todo, evitar leyes que causan gran escándalo como la permisión del aborto y de las píldoras abortivas. y

Otra plataforma donde el Estado puede ayudar a paliar el problema es el apoyo legislativo de la familia, y en la ayuda para la adquisición de una vivienda, al abrigo de las leyes de mercado. Y a un nivel más filosófico, el Estado no debería apoyar o propalar el materialismo, porque es una ideología nefasta que en el fondo sostiene que el único bien de la vida es el gozo y el placer en cualquier orden y a cualquier precio, en detrimento de la dignidad humana, sobre todo en su dimensión espiritual y trascendente. El Estado suscribe fácticamente el materialismo ateo cuando cede a las presiones de la UE y permite el aborto, cuando equipara el matrimonio de homosexuales al matrimonio tradicional, cuando aprueba los ´pride parade´ y cuando no se opone a la corrupción de niños desde los nueve años con la educación sexual, que parte del prejuicio ideológico de que el hombre es un caballo o un cerdo.

PUBLICIDAD

About Author


INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®