La economía en Castilla y León: algunas “pinceladas”

La economía en Castilla y León: algunas “pinceladas”

JUAN CARLOS MARGARIDA, DECANO DEL COLEGIO DE ECONOMISTAS DE VALLADOLID, PALENCIA Y ZAMORA
26 marzo, 2021
|
Actualizado: 26 marzo, 2021 13:52
|

El aspecto económico es el principal motor de la viabilidad de una sociedad, cuya felicidad viene marcada, en gran parte, por el Estado de Bienestar. Conseguir nuevos recursos, haciendo partícipe a la mayor parte de la población, es un reto al que todos los dirigentes deberían aspirar.

En estos tiempos de incertidumbre marcada por la aparición, ya hace un año, de la Covid19, la situación económica en Castilla y León cobra una importancia capital. El Observatorio Económico del Colegio de Economistas de Valladolid, Palencia y Zamora refleja el hundimiento generalizado de la economía de la región a partir de la pandemia.

Ante esta situación tan compleja que nos ha tocado vivir, el mercado laboral es la parte más afectada de la crisis, ahondando la herida en sectores como comercio y hostelería. La gran dualidad entre trabajadores temporales e indefinidos causa un aumento de las desigualdades sociales, por lo que se hace imprescindible una transición ordenada de las personas que se encuentran todavía en ERTE.

Por otra parte, el futuro se tiñe de esperanza, puesto que la situación solo puede ir a mejor, aunque no será hasta mediados de 2023 cuando se iguale la actividad económica a los niveles previos al coronavirus. Sin embargo, este dato dependerá, principalmente, de la velocidad a la que llegue España, y en concreto Castilla y León, a la “inmunidad de rebaño”. Hasta el momento, los datos no son nada halagüeños, pues el retraso en la vacunación condicionará a las empresas de la región, con un alto porcentaje de pymes, sobre todo a las del sector terciario.

Asimismo, será de gran importancia la demanda interna, motor de la economía siempre que se reduzca la incertidumbre sanitaria. La rebaja en las restricciones a la movilidad y a la actividad comercial permitirían que parte del ahorro forzoso acumulado durante los meses más duros de la pandemia vuelta a fluir, haciendo que el consumo privado crezca en torno al 5,5%. Al mismo tiempo, la inversión de las empresas tardará más tiempo en recuperarse por la falta de confianza de los empresarios ante los continuos rebrotes, la gestión de las administraciones públicas y la llegada de los fondos europeos y la forma en que serán distribuidos.

Las exportaciones también serán imprescindibles en la resurrección de la economía de la región. A lo largo del año, irán cogiendo ritmo, beneficiadas por la probable reducción de aranceles del nuevo presidente de EEUU, Joe Biden, así como por la normalización de las relaciones comerciales y políticas en el resto de países.

Añadir para finalizar, que la situación económica en Castilla y León necesita que sus líderes políticos actúen con la máxima eficacia y eficiencia, dando ejemplo de transparencia en todas sus intervenciones a los ciudadanos lo que, sin duda, significaría una mayor confianza por parte de la población.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: