2020, el año de los fondos alternativos

2020, el año de los fondos alternativos

21 enero, 2020
|
Actualizado: 21 enero, 2020 9:30
|

Si 2019 fue el año de los fondos de inversión sostenible y de las megatendencias, este año 2020 todo apunta a que hablaremos mucho de los fondos alternativos. Son fondos que invierten más allá de la bolsa y de los bonos,  que buscan rentabilidad, diversificación a costa de sacrificar algo de liquidez. Y lo buscan en varios activos: puede ser en inmobiliario, en prívate equity, en renovables, infraestructuras, divisas, materias primas, en crowdlending o incluso en estrategias long-short .

Sí que es cierto que en un entorno de bajos tipos de interés,  bajo crecimiento y baja inflación, el ahorrador se ve obligado a buscar otros activos para conseguir rentabilidad. Cierto es también que en las carteras de los inversores institucionales –principalmente aseguradoras y planes de pensiones- este tipo de estrategias forman parte de forma estructural desde hace ya mucho tiempo. Ahora muchas gestoras comienzan a diseñar y ofertar este tipo de productos a clientes particulares. ¿Está bien? ¿Es un producto para ellos? Primero, el ahorrador debe conocer muy bien en qué activos invierte el fondo, cuál es el riesgo, la rentabilidad esperada, el plazo de la inversión y, también, la liquidez del vehículo. Si lo entiende y está dispuesto a sacrificar liquidez, perfecto. Es, además, una manera de “cultivar” la inversión a largo plazo. ¡Mira que nos gusta insistir en que la inversión en fondos es inversión de medio-largo plazo! ¡Pues bien, el fondo de inversión alternativa puede servir para educar al cliente en ese ahorro a largo plazo! Bienvenido sea entonces si permite combinar largo plazo, diversificación, descorrelación y rentabilidad! Pero, ojo, ¡nunca olvide la liquidez!

Noticias Relacionadas: