PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Crisis estructural, no coyuntural

Susana Criado

¡Esto va camino de convertirse en estructural! Los nuevos rebrotes, los confinamientos parciales y la amenaza de un nuevo Estado de Alarma hacen pensar que el socavón económico del coronavirus será más profundo y más largo de lo previsto.

De ahí que los mercados estén pidiendo a gritos más estímulos. Estados Unidos es más rápido y más generoso a la hora de sacar la chequera y ¿Europa? El BCE promete tipos a ras de suelo por mucho tiempo y la UE ha puesto sobre la mesa 750.000 millones de euros -140.000 para España- en préstamos y subvenciones para darle la vuelta a la economía. ¿La idea? Aprovechar la crisis para impulsar sectores como tecnología -aquí juega un papel muy importante el 5F- la formación, las energías renovables, la movilidad … y todo ello con un marcado enfoque “verde”. Se van a primar todos los proyectos que presenten los países que vayan enfocados a luchar contra el cambio climático y formar una economía más eficiente y menos contaminante y , se va primar también aquellos proyectos que involucren a varios países y que arrastren a pequeñas y medianas empresas.

La cuestión es ¿será capaz la empresa española y el gobierno español de aprovechar esta crisis y el maná que llega desde Europa para salir de esta crisis con una economía más competitiva y más eficiente? ¡Más nos vale! Fácil no va a ser porque saldremos de la recesión más tarde que el resto de países de nuestro entorno – el PIB asoma al 20% de contracción en España mientras que en Francia la contracción económica es del 11%-; los economistas aseguran que Europa podría crecer en positivo ya en 2021 pero dice que España no saldrá de la recesión hasta 2023. Saldremos además “tocados” con una deuda que superará el 120% del PIB y un déficit público de doble digito. Y por si no tuviera esto ingredientes suficientes para crear una película de terror: súmele el paro que camina sin freno por encima de los 4 millones de desempleados y ronda el 20%.

Toca poner las luces de largo alcance sin descuidar el corto: certidumbre y agilidad para empezar. Dos ingredientes que, desgraciadamente, hoy brillan por su ausencia.