PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

PARASITOS

Los Oscars han dado la gran campanada de este año. Una película de Corea del Sur, Parásitos, se lleva cuatro estatuillas incluida la de mejor película y mejor director rompiendo todas las reglas escritas y no escritas de la academia de Hollywood y de lo marcado por los premios precedentes, los Globos de oro y los del Sindicato de actores.

PUBLICIDAD

Una película que ha enamorado en todo el mundo y que también ha acabado con otro mito: el de la recaudación. En Estados Unidos solo ha conseguido en taquilla, que ya es mucho para una película que se exhibe en coreano, casi 35 millones y medio de dólares, aunque la recaudación en todo el mundo supera los 165 millones. Sólo costó 11 millones de dólares.

En taquilla las dos vencedoras de los Oscars son Toy Story 4 y Joker que en todo el mundo han recaudado lo mismo. El amargo personaje que también le ha valido la estatuilla a Joaquin Phoenix ha recaudado más de 330 millones en Estados Unidos y superando los 1.070 en todo el mundo,con tan solo un presupuesto de 55. Y se ha colocado en el olimpo de recaudación, en el Top 10,  que copa Walt Distney con los superhéroes, la saga de las galaxias y las secuelas de películas de animación.

Pero para la historia los Oscars quedará Parasitos, una inmejorable radiografía de las diferencias entre ricos y pobres y que consigue del principio al fin del metraje que cambiemos nuestra mirada sobre quiénes son los verdaderos parásitos sociales. La mejor película del año en un gran ejercicio de cine que ha dejado en la cuneta nada menos que a obras de Martin Scorsese, de Sam Mendes o de Quentin Tarantino. Y eso no hay recaudación que lo supere.

PUBLICIDAD