Mercados anestesiados

Mercados anestesiadosJesús Sánchez-Quiñones, director general de Renta 4 Banco.

Es extraño el año en el que no se asiste a uno o varios episodios de incertidumbre que ocasiona movimientos de cierta consideración en el conjunto de los índices bursátiles. Este año 2017 ha sido una excepción. La principal característica de los mercados financieros durante este ejercicio ha sido la escasa volatilidad.

PUBLICIDAD

En los últimos quince años, el S&P 500 ha tenido de media 99 días en los que la pérdida acumulada desde el máximo anterior era de al menos el 3%. Sorprendentemente, en 2017 la caída máxima no alcanza dicho porcentaje en ningún día. En los índices europeos las oscilaciones han sido mayores que en las bolsas estadounidenses, pero la ausencia de volatilidad ha sido la tónica.

Los principales riesgos considerados al inicio del año no se han materializado: las elecciones presidenciales y legislativas francesas y las alemanas no han ocasionado las temidas turbulencias; los temores a la implantación de políticas proteccionistas de Trump tampoco se han materializado; el riesgo geopolítico, principalmente con la amenaza nuclear de Corea del Norte, recuerda al cuento del lobo, incluso el día que un misil atravesó territorio japonés el Nikkei subió; el ciclo económico no sólo no se ha desacelerado, sino que ha cogido impulso; la temida inflación sigue bajo control.

Eventos que podrían haber ocasionado incertidumbre se han minimizado con celeridad, como el rescate al Monte dei Paschi di Siena, la caída de Banco Popular o la situación en Cataluña. Sin duda, la intervención de los tipos de interés, a corto y a largo plazo, por parte de los bancos centrales tiene mucho que ver con esta anestesia de los mercados

PUBLICIDAD

About Author