“My Way”

“My Way”

PAUL MIELGO
14 enero, 2021
|
Actualizado: 14 enero, 2021 9:59
|
PUBLICIDAD

“Arrepentimientos,
He tenido unos pocos
Pero igualmente,
Muy pocos como para mencionarlos.
Hice lo que debía hacer
Y lo hice sin exenciones…

Sí, hubo algunas veces,
Estoy seguro que lo sabías,
Cuando mordí más de lo que podía masticar
Pero al final, cuando había duda,
Me lo tragué y lo escupí
Lo enfrenté todo

Y estuve orgulloso,
Y lo hice a mi manera…”

Como dice la canción de Frank Sinatra, Donald Trump lo ha hecho a su manera, sin arrepentimientos. Como era de esperar, el presidente saliente de Estados Unidos no reconoce que haya sido el responsable de encender la mecha del asalto al Capitolio el pasado Día de Reyes. Considera que su discurso incendiario justo antes de la insurrección de Washington es el adecuado en un tiempo de profunda división social del país.

En cuanto al segundo “impeachment” que enfrenta en menos de dos años, Trump se ha limitado a decir que es simplemente una “continuación de la mayor caza de brujas en la historia política. Es ridículo…”

El mandatario rechaza la violencia, pero se niega a asumir la responsabilidad del asedio al Capitolio por parte de sus seguidores, todo un ataque al corazón de la democracia en la que todo el mundo occidental se fija. También ha asegurado que hay “riesgo cero” para ser destituido por 25ª enmienda. Y el tiempo le ha dado la razón. El vicepresidente Mike Pence no se ha atrevido a invocarla para echar a su jefe de la Casa Blanca. Pero la Cámara de Representantes ha votado en favor de acusarle en un juicio político. No está claro lo que sucederá en el Senado y es muy poco probable que sea condenado antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden el 20 de enero. El control de la cámara alta pasa ahora a manos del Partido Demócrata, tras las reñidas elecciones al Senado en Georgia, un estado clave en las presidenciales que Trump intentó manipular ejerciendo una presión inédita sobre el Secretario del estado sureño.

Aún después de su victoria en Georgia, los demócratas necesitarían el apoyo de 17 senadores republicanos para conseguir los dos tercios del Senado necesarios para destituir al presidente. El hasta ahora líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch MCConnell, ha señalado que el “impeachment” es la mejor forma de librar al Partido Republicano del Trumpismo. El Great Old Party (GOP) tendrá que reinventarse, igual que Trump, que toda su vida ha dividido al mundo entre ganadores y perdedores. Él ha pasado 74 años fingiendo ser un ganador y no concibe la derrota. Ha tenido suficiente riqueza y celebridad para aislarse de cualquier crisis, pero la purga política a la que se enfrenta le puede convertir en el primer presidente de Estados Unidos con un doble “impeachment”, autoinmolándose políticamente y sin remordimientos. A su manera.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD