PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Nada es gratis

Rubén Gil

“El dinero que reciba España procedente de Bruselas se tendrá que devolver”. La frase ha quedado grabada esta semana en el diario de sesiones de la Comisión de la Reconstrucción durante la comparecencia de Josep Borrell. Nada en la vida suele ser gratis, y en los millones tampoco.

Sabe muy bien lo que dice el Alto Comisionado de la UE aunque muchos no quieran admitir lo que es un secreto a voces. Las ayudas de Europa para paliar las consecuencias de la crisis derivada del coronavirus no traerán de vuelta a los hombres de negro a nuestro país, pero habrá que hacer ajustes y reformas, y ahí es donde se juega el partido a partir de ahora.

No es lo único que no nos saldrá gratis. Tampoco lo serán el ingreso mínimo, la caída de las cotizaciones de los autónomos que han cesado su actividad o la factura que está pagando el Estado por los ERTE. Sin olvidar las ayudas al al turismo, a la hostelería y al sector del automóvil. Como tampoco lo han sido los ya olvidados viernes sociales.

La lista de gastos es amplia y hará falta emitir mucha deuda durante los próximos años para poder pagarla. Ha llegado el invierno, y como a la cigarra nos ha pillado sin hacer los deberes y sin llenar de comida el granero. En la economía como en la vida nada es gratis. Confiemos en la buena voluntad de la hormiga y en que llegue pronto el próximo verano económico para que al menos podamos volver a salir a cantar.