PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Nos veremos en los bares?

Rubén Gil

Cataluña es la comunidad con más bares y restaurantes de toda España. En total 15.100 a cierre de 2019 entre restaurantes y puestos de comidas. Todos han tenido que echar el cierre esta semana durante al menos las próximas dos semanas tras las nuevas restricciones ordenadas por la Generalitat. Aunque muchos lo han hecho con la duda de si volverán a abrir la persiana. Un cerrojazo que se puede llevar también por delante a sus proveedores, y que dejará al borde de la quiebra a miles de pequeños empresarios.

Lo mismo se ha venido repitiendo en los últimos días en los Países Bajos y en ciudades como París o Bruselas. En otras zonas se les obliga a reducir el aforo, a no atender en la barra y a adelantar la hora de cierre como si el virus apareciera cuando llega la medianoche. Y como la mayoría de las medidas se toma por imitación como ya hemos visto durante estos meses, los bares que todavía no se han visto afectados por ninguna restricción ya pueden ir poniendo sus barbas a remojar.

En contra de la demonización de la hostelería juegan los últimos estudios que apuntan a que el virus se transmite más fácilmente en lugares cerrados como los bares donde además la gente suele ir en grupo, habla en voz alta y no usa la mascarilla. Justo lo contrario de lo que recomienda la OMS. A favor los datos. Según el Gobierno más del 90% de los nuevos contagios provienen del  entorno doméstico, el trabajo o las celebraciones privadas. Y según las mutuas solo el 5,35% de los trabajadores de la hostelería ha estado de baja laboral por coronavirus.

Mientras tanto somos testigos de la ruina de un sector que viene ya muy tocado de la primera fase de la pandemia. Septiembre se saldó con un incremento del 78% en el número de concursos de acreedores en la hostelería. Pero lo peor está por llegar, ya que desde la patronal hostelera calculan que unos 100.000 negocios cerrarán definitivamente, dejando en la calle a decenas de miles de trabajadores. La duda es si cuando todo esto pase seguirán quedando bares para que podamos volver a vernos de nuevo en ellos.