PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Pensamiento único

Elena Fraile

Esta semana hemos conocido la suspensión de los ensayos de la vacuna de AstraZeneca, una de las más avanzadas de la treintena que están ya siendo probadas en humanos.

Esto significa que la senda de la ciencia no camina por la senda política

No se pueden dar falsas esperanzas alentadas por los Gobiernos porque pone en peligro la seguridad de las investigaciones, por eso no se puede investigar bajo presión. No son buenas consejeras las prisas, si de ciencia se trata.

El proceso habitual para acreditar y tener en el mercado una vacuna suele durar varios años.

Desde que las grandes farmacéuticas iniciaron la carrera para lograr la vacuna contra la covid-19, la OMS ha registrado 179 proyectos experimentales, de los que 34 están probándose ya en humanos.

El procedimiento requiere un largo acompasamiento de investigación, pruebas, comprobaciones y autorizaciones con fases muy definidas y constantes mecanismos para ir avanzando.

Y es en esta fase, cuando AstraZeneca estaba en el momento de probar la vacuna en 50.000 personas de Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Suráfrica, cuando la aparición de una mielitis transversal , una enfermedad “potencialmente inexplicable” en uno de los voluntarios, ha generado la suspensión.

Para la empresa, es rutina y para la sociedad  que espera que la vacuna traiga la solución , es situarnos en la realidad.

La buena noticia es que los procedimientos han funcionado y los planes deben existir, pero las falsas promesas sobran.

Nueve farmacéuticas han firmado un documento para defender el procedimiento científico frente a las presiones políticas. Los científicos deben avanzar  en las condiciones más seguras y verificables posibles, pero también es importante  que los Gobiernos no jueguen con las promesas y pongan su energía en mantener la tensión respecto a la distancia social y los recursos para evitar los contagios y dotar de mejores medios los servicios médicos

Esto es lo mínimamente exigible y hay que responder por ello.

Avanzar en una vacuna sin presión debe estar en su pensamiento.

Y debería ser un pensamiento único.