Programas del domingo
Romper el hielo

Romper el hielo

PAUL MIELGO
18 marzo, 2021
|
Actualizado: 18 marzo, 2021 19:18
|
PUBLICIDAD

La primera reunión de la era Biden entre Estados Unidos y China, que se celebra esta semana en Alaska, puede dejar congeladas las relaciones entre las dos mayores economías del mundo. Les separan al menos media docena de asuntos que influirán en las conversaciones. ¿Quién romperá el hielo?

Un gran punto de conflicto, por ejemplo, es el impulso del presidente Joe Biden por la generación de energías renovables. Esto choca con su denuncia por los supuestos abusos de derechos humanos en Sinkiang, un territorio autónomo en el noroeste de China, que resulta ser un importante proveedor de un componente clave para los paneles solares.

Hay imperativos económicos para la cooperación. Washington y Pekín se necesitan mutuamente como mercados, pero también argumentos en contra, como proteger sus propias industrias y desarrollar la autosuficiencia en las cadenas de suministro.

También hay razones políticas para la cooperación, porque China se ha vuelto demasiado grande para ser excluida del tablero geopolítico. Pero por otro lado, hay razones para no hacerlo: si las naciones de Occidente no rechazan colectivamente el comportamiento de Pekín, no hay posibilidad de influir en sus acciones.

China de su parte se ve a sí misma como injustamente criticada, mientras que el presidente Xi Jinping necesita mostrarse firme en su liderazgo de cara al Vigésimo Congreso Nacional del Partido Comunista china del próximo año. Y Biden igualmente debe demostrar al Congreso norteamericano y a los votantes estadounidenses que no da su brazo a torcer y que actúa de forma inteligente frente a China.

La atmósfera ya está tensa y fría antes del comienzo de la cumbre de Alaska. Ambas partes se acusan mutuamente de preparar una reunión para el fracaso.

No está claro qué podría haber sobre la mesa y qué quedaría fuera. Pekín no querrá discutir lo que ve como problemas domésticos (Hong Kong, Sinkiang, Taiwán), aunque es muy probable que Estados Unidos los mencione de todos modos. El hielo de Alaska ha rebajado las expectativas, aunque este primer encuentro sino-estadounidense de la era Biden marcaría un progreso en la relación bilateral aunque solo sea porque ambas potencias se ponen de acuerdo en seguir hablando.

Noticias Relacionadas: