PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Tebas, CVC, Florentino y Laporta

Rubén Gil

Esta semana conocíamos la noticia más importante para el fútbol español de los últimos años: el acuerdo entre la Liga y el fondo estadounidense de capital privado CVC. Esa inyección de 2.700 millones de euros a cambio del 10% del negocio que va a suponer un salvavidas para muchos clubes. Para los que lo han hecho bien y también los que lo han hecho mal. Porque este acuerdo es café para todos y beneficia a los que han hecho los deberes y a los que no. A los que han gestionado bien y a los que han gestionado mal. Y eso es lo que tiene con la mosca detrás de la oreja a algunos clubes como el Real Madrid que rechaza el acuerdo.

De esos 2.700 millones, el 90% irá directamente a los equipos. Y de ese 90% un 15% será para refinanciar deuda y compensar las pérdidas causadas por la pandemia y otro 15% a aumentar el límite salarial de los clubes. Sin embargo esto no ha servido para que Messi siga en el Barcelona por culpa de la situación económica extrema que atraviesan los azulgrana, que como su eterno rival también se opone a esta operación.

El Madrid se opone y va a denunciar el acuerdo porque considera va en contra de la ley y lo califica como engañoso y como estafa, ya que por solo un 10% de participación en su negocio, el fondo CVC se quedará “eternamente” con algunos aspectos de la Liga. Demasiado botín para dicho volumen de inversión. También critica la duración de dicho acuerdo el Fútbol Club Barcelona, que todavía en shock por la marcha de su jugador estrella, considera inapropiado la firma de un contrato de medio siglo ya que afectará a parte de los derechos audiovisuales de todos los clubes para los próximos 50 años. Además ambos clubes critican que la cantidad a invertir es muy inferior a lo que se debería valorar ese 10% de la Liga.

Lo cierto es que nadie pone 2.700 millones a cambio de nada y 40 años es un plazo muy importante para hipotecarse. ¿O a caso el dinero al que tocan los clubes en este reparto les va a solucionar sus problemas financieros de por vida? Apenas 48 horas después, la mejor noticia de los últimos años para el fútbol español empieza a generar dudas, y quien más quien menos empieza a pensar que es pan para hoy y hambre para mañana.