PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El coronavirus aumenta el número de indecisos en Estados Unidos

La gestión de Donald Trump de la pandemia del coronavirus y del colapso económico (26,5 millones de parados más en un mes) ha sacudido la confianza de los votantes en el presidente de Estados Unidos, con el doble de indecisos que hace dos semanas de cara a las elecciones de 2020.

PUBLICIDAD

El ex vicepresidente Jose Biden, el supuesto candidato demócrata para arrebatarle la Casa Blanca, también está perdiendo apoyos entre el electorado. Con su campaña limitada a un par de eventos por streaming a la semana, no ha sido capaz de capitalizar la nueva debilidad de Trump. A principios de abril, solo el 5% de los votantes estaba indeciso en la carrera presidencial. Esta cifra ha aumentado hasta el 12% según la media de las encuestas y según un sondeo de Fox News, sólo un 16% parece tener claro quién es su comandante en jefe durante una emergencia nacional. El repunte de los indecisos es el último elemento de un año electoral que ha perdido el equilibrio como consecuencia de la doble crisis, la sanitaria y la económica.

Las firmas de demoscopia advierten que es demasiado pronto para sacar conclusiones, debido a los siete meses que faltan para las elecciones de noviembre y la profunda incertidumbre sobre en la situación en que se encontrará el país entonces.

Trump dice que ha salvado a la mayor economía del mundo una vez y que puede hacerlo de nuevo, a pesar de su caída en las encuestas. Biden, por su parte, implora a los votantes a recordar su trabajo guiando la salida de la última recesión como número dos de la administración Obama en 2009, pero no cuenta con los suficientes recursos para desplegar sus habilidades desde el sótano de su casa en Delaware, donde está confinado.

PUBLICIDAD

Por otro lado, el número de personas que han respondido estar “muy interesadas” en las elecciones presidenciales ha caído del 55% al 48%. Trump, consciente de su pérdida de popularidad, se esfuerza por cuidar a su base electoral, lanzando ataques por Twitter contra los gobernadores demócratas, firmando órdenes que suspenden la inmigración y desdeñando a instituciones multilaterales, todas marcas de la casa “America First” que le dieron la victoria en 2016.