PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Corredor de Bolsa en Wall Street, Nueva York. EFE/ Justin Lane

El mes más cruel

El mes de abril que acaba esta semana ha sido miserable para la economía global. Y es difícil exagerar esto con la pandemia del Covid-19 todavía extendiéndose por Estados Unidos y otras economías importantes. Lo que ocurra en mayo ayudará realmente a definir la forma de cualquier recuperación y algunos de los legados que dejará esta crisis a largo plazo.

PUBLICIDAD

La reapertura ha comenzado en varias partes del mundo, como en algunos estados de Estados Unidos menos afectados por el coronavirus. Hasta dentro de un par de semanas no sabremos si ha sido una decisión precipitada. Más allá de la pérdidas de vidas humanas, nada sería más desastroso para la primera economía del mundo que una propagación del virus en aquellos lugares donde ahora se relajan lentamente las restricciones para contenerlo. Los consumidores ya no sabrían en quién confiar y reducirían el gasto.

Lo peor para la industria manufacturera en Europa y Estados Unidos puede que haya pasado. La reapertura gradual de las economías de Alemania y de la duramente golpeada Italia para permitir la vuelta al trabajo en las empresas centradas en el sector exportador son alentadoras para Europa. Al otro lado del Atlántico hay señales de un regreso a las principales fábricas de sectores estratégicos, y los vínculos de la industria automotriz entre ambas orillas podrían comenzar pronto. Volkswagen anunció la semana pasada que los trabajadores de su planta de Tennessee volverían al trabajo por fases a partir del 3 de mayo. Esto no significa que no haya turbulencias en el futuro. El CEO del consorcio aeronaútico europeo Airbus advierte que su cadena de suministro soporta 275.000 empleos en 40 estados del país y que los desafíos que hay por delante “amenazan la existencia de nuestra empresa”.

Y la masacre económica en Estados Unidos no ha terminado. Este jueves volverán a publicarse las cifras de paro semanal en el país. Los analistas esperan 3,5 millones de solicitudes de subsidio por desempleo. Una larga cola de parados que llevará la cifra total de trabajadores estadounidesnes que han perdido sus empleos en las últimas seis semanas hasta los 30 millones, el equivalente a las población de Texas.

PUBLICIDAD