PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Primer asalto en el barro

Paul Mielgo

Fue Donald Trump en su más pura esencia. El presidente de Estados Unidos impuso su estilo caótico y de confrontación en su primer enfrentamiento con el candidato demócrata Joe Biden, salpicando su actuación con frecuentes interrupciones y comentarios personales que acabaron contagiando a su oponente y embarrando el primero de los tres debates presidenciales.

La aparente falta de preocupación de Trump por que su agresivo enfoque ahuyentará a los votantes indecisos fue la personificación de su estrategia de reelección. Sin embargo, a pesar de todas sus fanfarronadas, es posible que el debate de Cleveland, en Ohio, no haya movido mucho la intención de voto. Los desacuerdos políticos pasaron a un segundo plano frente a los ataques personales, mientras el moderador Chris Wallace de Fox News luchaba por mantener el orden. Biden, de 77 años, respondió con los mismos golpes bajos de Trump, calificándolo de “payaso”, “racista”, “mentiroso” y “el peor presidente que ha tenido Estados Unidos”.

Pero Trump se sintió cómodo en ese cruce de insultos y el presidente a veces puso nervioso a Biden, a quien ha tratado durante meses de demente senil, con ataques implacables contra su familia y sus políticas. Trump, de 74 años, hizo afirmaciones sobre el riesgo de fraude electoral, su declaración de impuestos, una posible vacuna contra el coronavirus y otros temas que no resisten la verificación de datos. Quizás la conclusión más preocupante de este espectáculo tan poco edificante fue la negativa de Trump a comprometerse nuevamente con un traspaso de poderes pacífico. El republicano sugirió que no dejaría la Casa Blanca si los resultados del 3 de noviembre no fueran de su agrado e incluso instó a un grupo de supremacistas blancos a “esperar” durante un acalorado intercambio con Biden sobre la violencia racial. Ahora cabe preguntarse si el próximo cara a cara del 15 de octubre será más civilizado o si, con una gran parte del electorado habiendo decidido ya su voto, estos debates importan mucho para decidir el resultado final.