PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Gordo de las renovables

Las compras en el Black Friday, el encendido de las luces en las ciudades y el Naviluz circulando por las calles de Madrid, a pesar de los problemas de Alsa para vender los billetes, son elementos que indican que ya tenemos encima la Navidad.  Cada vez antes, pensarán ustedes.

PUBLICIDAD

Otro clásico navideño que se adelanta este año es la Lotería cuyo premio Gordo ha caído íntegro en forma de decreto en las renovables.

Nada más y nada menos que 7.000 millones de euros que el Gobierno en funciones va a cargar en el recibo de la luz para asegurar el interés de todos aquellos que invirtieron en su día en este sector. Eso sí, todo aquel que quiera cobrar su premio deberá comprometerse a cambio a retirar cualquier litigio contra el Estado por el recorte a las renovables que aplicó Rajoy.

Es cuestionable que el Gobierno compre la paz por unos miles de millones de euros que pagaremos todos los españoles y que blinde a un sector al que hemos hecho crecer a base de subvenciones que no han servido para evitar que tengamos uno de los recibos de la luz más caros de Europa. Todo lo contrario, ya que esta apuesta por las renovables sirvió gracias a las prisas de Zapatero para disparar el déficit de tarifa del sistema eléctrico por encima de los 25.000 millones de euros. Que también lo pagamos usted y yo, por cierto.

PUBLICIDAD

¿Por qué se subvenciona a unos proyectos y no a otros? ¿Por qué se asegurara la rentabilidad de unas inversiones durante los próximos años y no la de otras? ¿A quién no le gustaría que su inversión tuviera garantizado un mínimo de seguridad? Mal mensaje el que estamos mandando fuera de nuestras fronteras.

En vísperas de la Cumbre del Clima que arranca esta semana en Madrid no hay duda de que debemos apostar cada vez más por energías verdes y por descarbonizar nuestra economía para luchar contra el cambio climático. Pero no a cualquier precio y a costa solo de nuestro bolsillo.