PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Vicepresidentas y ministros

Tiene gracia que Pedro Sánchez haya dado la bienvenida a Pablo Iglesias a su Gobierno con dos almas con una ley de mercado, la de la oferta y la demanda por la que a mayor cantidad de productos, menor será su valor. Lo mismo que la vicepresidencia del líder de Podemos, por mucho despacho y coche oficial con que lo adornen, queda diluida en un Ejecutivo con cuatro vicepresidentes.

PUBLICIDAD

Tampoco parece casualidad que tres de esas cuatro vicepresidencias estén ocupadas por mujeres y ninguna de ellas sea Montero (Irene, la pareja de Iglesias) que sí lo hubiera sido en la anterior legislatura fallida. La otra Montero (María Jesús), la que defiende que el dinero donde mejor está es en manos del Estado, seguirá al frente de Hacienda a pesar de los EREs. 

Con la continuidad de Calviño en Economía y de Maroto en Industria, el interés en el resto de ministerios de rango económico pasa por ver cuánto sueño les quita la nueva titular de Trabajo a los empresarios y en qué hace Escrivá con las pensiones. En su anterior vida al frente de la Airef apostaba por aumentar el periodo de cálculo y elevar la edad efectiva de jubilación a los 67 años. ¿Se imaginan a los ministros de Podemos dando la cara estas medidas? Por el bien y la tranquilidad del nuevo Gobierno confiemos en que haya cambiado de opinión.

PUBLICIDAD