¿Fondos cortoplacistas o marco normativo que garantice el largo plazo?

¿Fondos cortoplacistas o marco normativo que garantice el largo plazo?

2021-12-13
13 diciembre, 2021
|
Actualizado: 13 diciembre, 2021 19:04
|

El gobierno de Pedro Sánchez continúa con el proceso de distribución de los fondos europeos. Aunque el grueso de los 140.000 millones que Bruselas tiene comprometidos con España llegará en 2022, hay una partida de unos 24.200 millones de euros contemplada ya en las cuentas de este año. En paralelo, el ejecutivo quiere modernizar el tejido empresarial de nuestro país con normas como el anteproyecto de ley de startups que se aprobó en el Consejo de Ministros del pasado viernes. En Cierre de Mercados reflexionamos: ¿Qué tipo de medidas son más eficaces para garantizar la recuperación de la economía del país: los fondos más reactivos o los cambios normativos, más proactivos? 

El debate parece ser corto plazo versus largo. Los expertos dicen que ambos tipos de medidas son ahora mismo necesarias y complementarias, ahora bien, a una buena gestión de los fondos europeos, deben sumarse cambios legales que creen un entorno normativo favorable.

Juan Manuel Revuelta, CEO de Finnova

Se fija Revuelta en la llamada Ley de Segunda Oportunidad. Una herramienta que viene de la trasposición de una norma europea y a la que el año pasado sólo se acogieron 4.000 empresas, una cifra ínfima a juicio del CEO de Finnova que considera que está normativa necesita una reforma para adaptarla a la situación postpandémica actual. 

 

Por su parte, Santi Román, profesor de OBS Business School se fija en la ley de startups como una normativa muy necesaria en el contexto actual y que ha sido muy bien acogida por los actores implicados porque, a su juicio, se ha escuchado al sector para adaptarse lo más posible a sus requerimientos y demandas.  

Santi Román, profesor de OBS Business School

 

Uno de los elementos más aplaudidos de la normativa es el uso de las stocks options como forma de retribución, al elevar la exención fiscal de 12.000 a 50.000 euros anuales y retrasar su tributación al momento en que se hagan líquidas, o en la ampliación del plazo de reconocimiento de empresa innovadora de 3 a 5 años. Para Román, las medidas más cortoplacistas como los fondos Next Generation se pueden entender en el contexto actual, pero muestra temor a qué puede pasar cuando esas inyecciones de dinero «artificial» se retiren. 

Aunque la mayor parte de los Fondos Europeos se van a distribuir el año que viene, el gobierno ya incluyó en las cuentas de este año una partida de más de 24 millones 200.000 euros de los que ya se han autorizado algo más del 73%, unos 18.000 millones. España se juega 30.000 millones de PIB en 2022 en el buen aterrizaje de los Next Generation, pero para consolidar ese crecimiento, concluyen los expertos, hay que mirar más allá de este ejercicio y el próximo.

Noticias Relacionadas: