Punto Pelota logo

Bartomeu y el dilema de los 222 millones de euros

Bartomeu y el dilema de los 222 millones de euros
Punto Pelota
  • Automovilismo
  • Baloncesto
  • Ciclismo
  • Fútbol
  • ULISES SÁNCHEZ-FLOR / El Barça tiene un cheque de 222 millones de euros para hacer fichajes. El dilema no está en quién o quiénes emplearlo, sino en cómo procurar que no te atraquen. Tiene que ser complicado tener tanta pasta, que los demás lo sepan y no saber cómo gastarlo. Trasladado a la gente de a pie es como si te toca un décimo de la lotería de Navidad y caes en la dulce indecisión. Pagar la hipoteca, tapar agujeros, darte un capricho o guardártelo para cuando vengan épocas de vacas flacas. ¡Qué dilema!

    PUBLICIDAD

    ¿Qué se puede hacer con 222 millones de euros? Pueden entrarte ganas de dejarlos en la caja. Buena decisión, aunque impopular por rácana. Los gastos aprietan y con liquidez se duerme mejor. Los tienes para pagar la reforma del Camp Nou, el sueldazo de la última revisión de Messi, la renovación que no llega de Iniesta, las altas fichas de Piqué y Busquets… Tienes a Deuolofeu y no das más salidas. Se quedan Arda Turan, Rafinha e, incluso, Munir. Ernesto Valverde (acostumbrado a trabajar con la cantera en su etapa en el Athletic) sacaría petróleo.

    Bartomeu: el vacío de Neymar hay que llenarlo con más ilusión

    La primera pregunta que le habrá hecho Bartomeu a los responsables de la planificación de la plantilla habrá sido esta: ¿Qué hacemos con los 222 millones de euros de Neymar? Una cantidad de dinero más que suficiente como para armar un once. Con el dinero de Neymar puedes comprar jugadores en todas las líneas. Lendoiro habría hecho un Súper Depor. Pero aquí entran otras variables. El vacío de Neymar hay que llenarlo con un jugador que se acerque a su calidad, pero sobre todo que ilusione.

    Lo que más necesita ahora el Barcelona es ilusionar con un futbolista que tenga algo diferente. Nunca llegará a ser Neymar, pero hay alguna fotocopia. Uno es Mbappé. Imposible. De salir de Francia irá al Real Madrid. De quedarse, tiene al Mónaco y la opción del PSG. Hay que ser prácticos y no tirar más balas de fogueo.

    Dembélé es real. El chico, al que el Real Madrid también tantea (más para encarecerlo), tiene abiertas las puertas del Barça. Se ha declarado en rebeldía y ha sido castigado por el Dortmund. Acabará haciéndose. Cueste lo que cueste. Dembélé y algo más. Un dos por uno con los 222 millones de Neymar y, si puede ser, que sobre dinero. Ese es el plan de Bartomeu. El otro es Coutinho. Pero, claro, el Borussia Dortmund y el Liverpool saben que al Barça le ha tocado el ‘gordo’ de la lotería de verano y se frotan las manos.

    PUBLICIDAD

    Comenta

    Notificar de
    avatar

    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®