Punto Pelota logo

El Sevilla pierde el paso de LaLiga en Vitoria

El Sevilla pierde el paso de LaLiga en VitoriaAsí se marchaba Iborra de Mendizorroza

JUANMA PÉREZ-NOYA | El Sevilla no es el Atlético de 2014. LaLiga es cosa de Madrid y Barça y no para los de Sampaoli. Quienes piensan así tienen más argumentos hoy. El Alavés fue mejor y mereció más en Mendizorroza, y los hispalenses se quedan a cuatro del líder.

PUBLICIDAD

Al Sevilla no le vale el empate

Se las prometían muy felices en la capital de Andalucía. Sólo se habían disputado 23 minutos cuando Sarabia recuperó en el centro del campo y filtró para Ben Yedder, que batió cruzado a Pacheco. Era el noveno gol del francés en Liga y la confirmación de que los dos grandes seguían a tiro.

Daba igual que el balón hubiese sido para el Alavés en la primera mitad. Al descanso se llegó con el 0-1 y todo apuntaba a que el Sevilla iba a prolongar su lucha en lo alto de la tabla.

 

PUBLICIDAD

Sin embargo, tras unos minutos de dominio visitante, los vitorianos por fin consiguieron el merecido empate. Aleksandar Katai y Óscar Romero entraron desde el banquillo y el paraguayo asistió para que el serbio fusilase a Rico. Fue Sergio Rico, precisamente, el que evitó la debacle con un par de intervenciones al final del encuentro.

La presión le pasa factura a los de Sampaoli

Después de que el Real Madrid golease al Eibar y que el Barça hiciese lo propio ante el Celta, el Sevilla necesitaba más. Sampaoli ha ilusionado a su vestuario y a media ciudad, pero sus jugadores comienzan a dar síntomas de cansancio.

 

Luchar por Liga y Champions (además de plantarle cara al Real Madrid en Copa del Rey), es una tarea al alcance de muy pocas plantillas. Además, los rumores de que el técnico puede ser el nuevo inquilino del banquillo del Camp Nou van a más.

PUBLICIDAD
Así queda la clasificación de LaLiga tras la jornada 26

Clasificación de LaLiga (Fuente: Marca)

En Punto Pelota ya hemos informado de que Valverde está preparado para suceder a Luis Enrique. Sin embargo, el ruido en torno a Sampaoli es perjudicial para el vestuario y para todo el sevillismo.

Hace diez años, los hispalenses compitieron por LaLiga con los dos grandes hasta la última jornada. Hoy, con el Barça a cuatro puntos y el Real Madrid, con un partido menos, a tres, no quedan muchas más oportunidades. Si el Sevilla quiere prolongar la lucha por el título no se puede permitir ningún pinchazo más.