Punto Pelota logo

Garbiñe Muguruza hace historia y se corona en la hierba de Wimbledon

Garbiñe Muguruza hace historia y se corona en la hierba de Wimbledon
Punto Pelota
  • Automovilismo
  • Baloncesto
  • Ciclismo
  • Fútbol
  • MIGUEL NAVARRO| Garbiñe Muguruza se convirtió este sábado en la segunda española en lograr el título en Wimbledon al derrotar en la final a la estadounidense Venus Williams por 7-5 y 6-0 en una hora y 17 minutos, en una gran exhibición final de poderío para sumar el segundo título del Grand Slam de su carrera.

    PUBLICIDAD

    El rey Juan Carlos presenció en la primera fila del palco real el histórico triunfo de Garbiñe en la central de Wimbledon, donde la española se impuso para sumar su segundo ‘major’, tras el logrado en Roland Garros el año pasado cuando venció a Serena Williams en la final.

    Hace 23 años, Conchita Martínez derrotó en la final a la estadounidense Martina Navratilova, como Venus de 37 años, para ser la primera española en triunfar en el grande londinense.

    Muguruza salvó dos puntos de set en el décimo juego del primer parcial y luego salió disparada hacia la victoria, ganando los ocho juegos siguientes

    PUBLICIDAD

    Con este triunfo, Muguruza regresa al quinto puesto de la lista mundial. Además, España conquista su Grand Slam número 33 siendo uno de los países más laureados en la historia del tenis.

    Garbiñe empezó nerviosa pero destrozó a Venus en el segundo set

    Garbiñe salió nerviosa. Sobre todo porque Venus hizo un “ace” en el primer punto y ella una doble falta. Era la tensión típica de una gran final. Su premisa era no dejar bolas cortas a mitad de la pista, aguantar y contener las embestidas de Venus, algo que nadie en las dos últimas semanas había podido lograr.

    Muguruza estaba ‘fallona’, su derecha se iba fuera de los límites y Venus, sin hacer nada extraordinario, llevaba el control del partido hacia donde ella quería. Venus, a los 18 minutos, dio el primer zarpazo cuando dispuso de su primera bola de rotura, pero “Garbi” la salvó con aplomo.

    Garbiñe comenzó a distribuir, a repartir sus golpes en abanico, a restar a los pies y a mandar. Venus no se lo podría creer. La aspirante no solo controlaba el partido, sino que además se crecía en cada punto.

    PUBLICIDAD

    Y así Garbiñe rompió tres veces consecutivas el saque de su rival. Sin ceder el suyo, sin contemplaciones, dictando el juego en la central como si hubiera jugado allí toda su vida.

    Comenta

    Notificar de
    avatar

    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®