Ante la subida del paro, Sánchez se arruga con la contrarreforma laboral

Ante la subida del paro, Sánchez se arruga con la contrarreforma laboralLa portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio (d) en el palacio de La Moncloa en Madrid. EFE/ Zipi

Una de la medidas estrella de Pedro Sánchez, la subida del salario mínimo a 900 euros, ha disparado el paro en los dos primeros meses de su aplicación, enero y febrero, y tras asegurar que derogaría la reforma laboral del PP se ha echado atrás, como en otros tantos temas, porque el desempleo sigue siendo la mayor preocupación de los españoles.

PUBLICIDAD

El Gobierno ha renunciado a derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012. En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha explicado que esa renuncia responde a un ejercicio de «prudencia» propio de un Gobierno «realista» que «tiene que saber el terreno que pisa y adecuarse a la situación», tras dos años de negociaciones infructuosas.

«Hemos sopesado los pros y los contras de llevar un real decreto ley modificando los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012 (…) y hemos llegado a la conclusión de que no íbamos a contar con suficientes apoyos en la Comisión Permanente, tal y como hemos visto con el tema de las pensiones», ha explicado Valerio, que ha apostillado que «la vida sigue», como el paro, con dos meses consecutivos de subida un crecimento que muchos expertos en materia laboral achacan al fuerte incremento del SMI a 900 euros.

La derrogación de la reforma laboral del PP de 2012 era una de las exigencias de sus socios de Gobierno, así como de los sindicatos que han amenazado con salir a la calle si Pedro Sánchez no lleva a cabo su derogación.

PUBLICIDAD