Willy Toledo provoca de nuevo: ‘El Estado español se siente indefenso sin ETA’

Willy Toledo provoca de nuevo: ‘El Estado español se siente indefenso sin ETA’

La sociedad vasca contempla con interés y cierta frialdad el fin de ETA después de siete años de adaptación a la vida sin violencia, con la situación económica como principal problema acuciante que resolver.

PUBLICIDAD

Con ETA inactiva, la sociedad vasca relegó rápidamente el problema del terrorismo en la pirámide de sus preocupaciones, en cuya cúspide se situaron las cuestiones relacionadas con el empleo y el bienestar, según confirman todos los sondeos de prospección sociológica publicados en los últimos siete años.

En este sentido, un vomitivo post subido a su cuenta de Facebook, Willy Toledo afrima que: «En casi 60 años de existencia, ETA asesinó a 829 personas. La inmensa mayoría de los casos fueron aclarados y sus responsables juzgados y condenados. Las cárceles españolas llegaron a tener 800 presos de lo que el infame juez Garzón denominó «el entorno de ETA» (donde cabía hasta mi vecino el del tercero)».

Willy Toledo denuncia las torturas a las que fueron sometidos muchos vascos por parte del Estado español: «Decenas de miles de vascas han sido perseguidas, humilladas y represaliadas desde todos los flancos imaginables por el simple hecho de ser familiares o amigos de las perseguidas humilladas y represaliadas por el simple hecho de ser vascas y luchar por la independencia. Otras miles lo fueron simplemente por ser familiares o amigos de presas con delitos de sangre. Se puede y se debe decir que, desde el punto de vista del régimen franquista español, y de sus franquistas políticos, jueces, fiscales y policías, el pueblo vasco políticamente involucrado, de la forma que sea, en la lucha por la independencia, ha pagado con creces. Unos por un tiro en la nuca, otros por tener cuatro folletos en casa, pero han pagado con creces2.

PUBLICIDAD

Además, se hace eco de un informe falaz: «Según un informe elaborado recientemente por el Instituto Vasco de Criminología para el Gobierno Vasco, entre 1960 y 2014 se produjeron 4.113 casos de torturas en Euskal Herria. Según Andrés Krakenberger, ex presidente de la sección española de Amnistía Internacional y actual responsable de la Asociación Pro Derechos Humanos Argituz, «desde 1978 hasta la actualidad sólo se constatan 20 sentencias condenatorias sobre denuncias de casos sucedidos entre los años 1979 a 1992 a personas detenidas e incomunicadas por su presunta relación con el terrorismo. Con posterioridad a ese año, pese al número de denuncias judiciales interpuestas, no se han producido condenas». 20 sentencias condenatorias de 4.113 casos documentados.

La inmensa mayoría de los condenados fueron posteriormente indultados por los gobiernos PSOE/PP. La mayoría de ellos, también, fueron ascendidos y condecorados por el Estado. 67 personas supuestamente vinculadas con ETA fueron asesinadas (más tarde se demostró que muchas de ellas no tenían absolutamente ninguna relacion con la Organización). 27 de esos asesinatos fueron perpetrados directamente por el Estado Español-GAL y, los otros 40, por grupos parapoliciales de extrema derecha coordinados por, o con el Estado Español. El 62% de esos crímenes siguen sin ser esclarecidos».

Y recuerda que: «ETA anunció el cese definitivo de la lucha armada hace ya 7 años. Después hizo efectivo su desarme. ETA ha pedido «perdón» a las víctimas y reconocido el daño causado. Ahora anuncia su disolución. El Estado Borbónico Franquista Español no sólo ha desoído y ninguneado todos y cada uno de los pasos hacia la paz dados por ETA, la militancia abertzale y la sociedad vasca en general sino que, ha seguido, como siempre, poniendo palos en las ruedas para que esto no sucediera jamás. El Estado exigió a ETA una petición pública de perdón, ahora que ha llegado, dice que esos crímenes «no merecen perdón»».

Y concluye con que: «Desde que ETA anunció el cese de su actividad armada, se han multiplicado por cuatro las causas judiciales abiertas por presuntos delitos relacionados con el terrorismo. Desde que no existe la lucha armada ni la violencia, el Estado Español necesita construir una amenaza terrorista. Desde que no existe amenaza terrorista, el Estado Español se siente indefenso. Su problema no es la guerra, la guerra es su razón de existir y la razón de su permanencia. Su problema es la paz».

PUBLICIDAD