El talón de Aquilés del cáncer de ovario: el diagnóstico tardío

El talón de Aquilés del cáncer de ovario: el diagnóstico tardío

El talón de Aquiles del cáncer de ovario es el diagnóstico tardío y va de la mano de una alta mortalidad, porque este tumor no cuenta con pruebas de detección eficaces, como sí las tiene el cáncer de mama o de colón, a pesar de que se ha intentado determinar si con ecografías se conseguía detectar de forma precoz.

PUBLICIDAD

Este miércoles 8 de mayo es el Día Mundial del Cáncer de Ovario, una patología de la que son diagnosticadas cada día 10 mujeres en España o lo que es lo mismo: cada año son 3.500 las afectadas, de las que más de la mitad fallecen.

Es el quinto tumor con mayor mortalidad femenina, con más de 2.000 fallecidas en 2017, según las últimas estadísticas disponibles, y lo es porque entre el 70 y el 80 % de los casos se detecta en fases avanzadas, cuando el pronóstico es más desfavorable, según ha señalado en rueda de prensa el oncólogo Andrés Redondo, responsable de la Unidad de Tumores Ginecológicos del Hospital La Paz de Madrid.

Este tipo de tumor no da síntomas claros para un diagnóstico y, cuando los da, suelen ser molestias leves, que muchas veces son confundidas con gases y con infecciones de orina, y por eso hay que concienciar a las mujeres de que, si empiezan a notar un dolor persistente o una sensación de hinchazón en la parte baja del abdomen, deben ir al ginecólogo para descartar un tumor.

PUBLICIDAD

Se habla mucho del cáncer de mama o del de cervix, que son más fáciles de diagnosticar, pero el cáncer de ovario, según Charo Hierro, presidente de la Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario (Asaco), «nos pilla a casi todas con un desconocimiento absoluto, a no ser que hayamos tenido un caso cercano».

De ahí que los síntomas, como estreñimiento, diarrea, sensación de plenitud o cansancio excesivo pasen desapercibidos. «Las mujeres debemos saber que, si permanecen en el tiempo más de dos o tres semanas, debemos acudir al médico», explica Hierro.

Los diagnósticos tardíos hacen del cáncer de ovario una enfermedad con especial afectación psicológica paras las pacientes, y por eso este Día Mundial está dedicado al bienestar psicológico de las pacientes, con una campaña para llamar la atención sobre la enfermedad recopilando las canciones que les ayudan a sobrellevarla.

Hierro considera que es esencial que las pacientes cuenten con la atención de un psico-oncólogo desde el momento del diagnóstico, por el impacto emocional que se produce en la mujer y que afecta a la vida personal, social, familiar y laboral, y a la de la pareja.

PUBLICIDAD

Pero no todos son malas noticias en cuanto a este tumor, porque, según Redondo, también secretario del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario (Geico), estamos viviendo un momento esperanzador por la gran cantidad de fármacos nuevo.

Entre ellos están los que llevan la bandera de esta innovación para tratar este tumor, los que se conocen como inhibidores de una enzima que se llama PARP.

Estos fármacos están permitiendo conseguir a las pacientes que tienen tumores avanzados o con recaídas un mejor y más duradero control de la enfermedad y una mayor calidad de vida.

El tratamiento de este tipo de cáncer suele iniciarse por la cirugía, que dada su complejidad, según los expertos, debe ser realizada por ginecólogos con experiencia en este tumor.

Las dos pruebas que se usan con más frecuencia para verificar que existe cáncer de ovario son la ecografía transvaginal (TVUS) y la prueba de sangre CA-125, que mide la cantidad de una proteína.