La ministra de Sanidad en funciones quiere acabar con el tabaco y vapeadores en las terrazas de los bares

La ministra de Sanidad en funciones quiere acabar con el tabaco y vapeadores en las terrazas de los baresLa ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo. EFE/Luca Piergiovanni

La ministra de Sanidad propone endurecer aún más las leyes sobre tabaco y alcohol pide regular de una manera más restrictiva el consumo de tabaco en las terrazas de los establecimientos hosteleros e incluir en la nueva normativa los denominados vapeadores.

PUBLICIDAD

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo, ha propuesto este lunes endurecer las leyes que regulan el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco ante el aumento de la adicciones a las llamadas drogas legales.

Carcedo ha hecho una llamada de «alerta» ante el riesgo para la salud del consumo de alcohol y tabaco y su correlación con el incremento de los casos de cáncer de pulmón, especialmente en mujeres.

En declaraciones a los periodistas durante la visita que ha realizado a la sede de Proyecto Hombre en Gijón, la ministra ha considerado necesario modificar las leyes para restringir el consumo de ambas «drogas legales».

PUBLICIDAD

Carcedo ha demandado además el «estricto cumplimiento» de estas normativas en tanto se elaboraren las modificaciones a las leyes actuales dado que se han detectado incumplimientos en algunos sectores, entre los que ha mencionado la hostelería.

En su opinión, se debe regular de una manera más restrictiva el consumo de tabaco en las terrazas de los establecimientos hosteleros e incluir en la nueva normativa los denominados «vapeadores».

Carcedo ha defendido el Plan Nacional de Drogas como un instrumento necesario para la prevención y ha recordado que el Consejo de Ministros ha aprobado transferir 9,5 millones de euros a las comunidades autónomas para programas de este tipo.

La ministra ha afirmado que el consumo de las drogas ilegales, entre las que se ha advertido un aumento del consumo de cannabis, provocan «graves quebrantamientos» en la vida personal, social, económica, familiar y laboral de los adictos.

PUBLICIDAD

Además, ha valorado el papel que desempeñan organizaciones no gubernamentales, como Proyecto Hombre, y el voluntariado para la rehabilitación y la reinserción social de los consumidores.