Los lugares que no te puedes perder en Menorca

Los lugares que no te puedes perder en Menorca

Se acerca el verano y muchos españoles comienzan a pensar en el sol, la playa y el relax. Para ellos, Menorca se convierte uno de los destinos preferidos, ya que reúne esas tres características. Por eso, las cifras sobre el número de personas que la visitan cada año ya no sorprenden a nadie. Solo durante el año 2016, 1,4 millones de personas llegaron a la isla. Por otra parte, el aumento que ha ido experimentando el turismo en los últimos años, provoca también que sus visitantes quieran dispersarse y acceder a zonas menos conocidas. Para ello, y dado que el acceso en transporte público puede ser más complejo o lento, muchos turistas se decantan por alquilar un coche barato para conocer Menorca.

PUBLICIDAD

Año tras año la isla de Menorca muestra sus encantos a quienes la visitan. Entre sus visitantes se encuentran ciudadanos españoles, pero también de otros países. De hecho, la suma de los ciudadanos residentes en el extranjero es mayor que la de españoles. De este modo, durante el año 2016, un 36,3% de los turistas fueron españoles; exactamente la misma cifra que el número de ciudadanos procedentes de Reino Unido. Los alemanes, muy por detrás, supusieron el 6,2% del total; los franceses, el 4,7%; el conjunto de países nórdicos, el 1,7%; y el 14,7% restante lo componen el resto de nacionalidades.

Una gran parte de todos ellos se concentran en Maó. Sin embargo, a lo largo de toda la isla existen multitud de lugares de gran belleza a los que podemos desplazarnos si, por ejemplo, tramitamos el alquiler de un coche. Sin duda, entre esos puntos de interés para hacer turismo en verano se posicionan sus playas y calas; algunas vírgenes y paradisíacas. La lista es casi infinita, destacando algunas de las siguientes:

  • Cala Macarella: algunos la consideran la cala más bella de la isla, disputándose este puesto con la cala de Turqueta. Parte del secreto de esta playa virgen se esconde en sus aguas, particularmente cristalinas. Además, la playa se rodea de árboles, por un lado, y de mar, por el otro. Tienen también un buen acceso en coche, por lo que llegar a ella es más factible.
  • Cala del Pilar: esta cala se ubica en un entorno espectacular. Se trata de la Reserva Marina de la costa norte. En la zona destaca la fauna, y bucear en sus aguas se convierte en una experiencia increíble. Es una zona donde no está permitida la pesca, por lo que llama la atención la variedad de peces y animales marinos.
  • Cala Turqueta: si estamos en la cala Macarella, no nos costará mucho llegar a la Turqueta, ya que están muy próximas. Eso sí, de nuevo, es necesario echar mano de un vehículo para poder acceder a ella. Además, dispone de un parking muy próximo para no tener problemas de aparcamiento. Desde él hasta la propia orilla no debería llevar más de 10 minutos.
  • Playas de Algaiarens: la zona incluye, en realidad, dos playas (la playa dels Tancats y la playa Des Bots) en una y está, además, considerada Área Natural de Especial Interés. Aunque tienen muchas similitudes, si preferimos una playa de pequeño tamaño es preferible elegir Des Bots, ya que es más pequeña.

No obstante, las playas no son el único encanto de la isla. Durante la estancia en la isla, y si tenemos la posibilidad de alquilar un coche, podremos desplazarnos con facilidad a lugares como:

PUBLICIDAD
  • Ciutadella: si nos apetece conocer un poco la parte más urbana de la isla, Ciutadella es una buena opción, destacando sus callejuelas y el casco histórico. Cuenta también con una oferta monumental interesante, como la catedral o el Castillo de San Nicolás. Si nos coincide visitar la ciudad en verano, tendremos más probabilidades de ver la “rissaga”, un fenómeno atmosférico curioso que afecta, en particular, al mar y, en consecuencia, a las posibles embarcaciones que en él se encuentren.
  • El puerto de Mahón: es interesante porque, con sus 6 kilómetros de longitud, se convierte en uno de los puertos naturales de mayor tamaño a nivel internacional. En sus proximidades se ubica también la zona de ocio y fiesta de la ciudad.
  • El Monte Toro y el Camí de Cavalls: si nos gusta el senderismo, no podemos despedirnos de Menorca sin antes ver el Monte Toro. Se trata del punto más alto de toda la isla y alcanza los 358 metros de altitud. Otra de las atracciones es la ruta Camí de Cavalls, que bordea el litoral menorquín. En total recorre 185 kilómetros que cruzan algunos de los paisajes más bonitos de la isla. Además, si no se dispone de tiempo suficiente, puede realizarse solamente una de las etapas.
  • El faro Favàritx: a unos 17 kilómetros de Maó, este faro resulta muy reconocible por sus líneas blancas y negras alternadas. En su interior alberga a una exposición en la que se muestran señales marítimas.

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®