Kellogg, la penúltima de las 1.000 empresas que han huido del gobierno chavista de Venezuela

Kellogg, la penúltima de las 1.000 empresas que han huido del gobierno chavista de VenezuelaEl presidente de Venezuela, Nicolás Maduro./EFE
Economía
  • Administración
  • Fiscal
  • Macroeconomía
  • Mundo
  • Política
  • Maduro ha confirmado el cierre de la multinanciona estadounidense del cereal Kellogg que llevaba en Venezuela un siglo. La patronal venezolana cifra en 1.000 empresas las que han cerrado o se han marcaho del país desde que hay gobierno chavista.El propio presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha confirmado el cierre de la estadounidense Kellogg en el país y no ha dudado en amenzar con pedir el código rojo a la Interpol para sus dueños y accionistas por marcharse del país de una forma “ilegal”.

    PUBLICIDAD

    “Hoy en Maracay (norte) la empresa Kellogg, en manos de unos inversionistas mexicanos amaneció con las puertas cerradas y les depositaron en las cuentas las prestaciones sociales a los trabajadores lo cual es completamente inconstitucional e ilegal”, confirmó Maduro en un acto de campaña en la ciudad de Valencia.

    La industria estadounidense informó hoy a sus trabajadores en Venezuela del cese de sus operaciones de manera indefinida debido a la crisis económica por la que pasa el país caribeño, la peor en toda su historia contemporánea.

    Por su parte, la principal patronal de Venezuela, Fedecámaras, dijo que n los últimos 20 años de Gobierno chavista en el país han cesado operaciones más de mil empresas de todas las áreas como consecuencia de la crisis y de los controles del Estado sobre la empresa privada.

    PUBLICIDAD

    Las razones de Kellogg para irse de Venezuela

    La empresa estadounidense Kellogg, una de las principales fabricantes de cereales en Venezuela, informó este martes del cese de sus operaciones en el país por la crisis económica en el país caribeño.

    Alimentos Kellogg, la filial que opera en Venezuela, “se ha visto forzada a cesar sus operaciones en el país con efectos a partir del martes 15 de mayo de 2018”, indicó la empresa norteamericana a través de un aviso puesto en la entrada principal, confirmó a Efe un trabajador de la sede.

    El cese de la fábrica que operó en el país por más de un siglo tomó por sorpresa a los trabajadores que hasta el viernes operaron con toda normalidad.

    “Estábamos totalmente normal, facturando, despachando, teníamos una innovación en puertas que iba a salir la próxima semana”, dijo otro trabajador de la sede en la capital venezolana.

    PUBLICIDAD

    Este último informante indicó que aunque la empresa había tenido que cambiar varias veces los materiales de producción y empaque por la crisis y la escasez, y se debían aumentar los precios semanalmente para caminar al día con la hiperinflación, Kellogg continuaba produciendo alimentos.

    “El pago completo de los salarios, beneficios y prestaciones sociales por virtud de la terminación laboral ha sido debidamente depositado en la cuenta nomina y fideicomiso de cada uno de los trabajadores”, se informó en el comunicado.

    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®