La derogación de la reforma laboral, otra promesa aplazada sin fecha de caducidad

La derogación de la reforma laboral, otra promesa aplazada sin fecha de caducidadMagdalena Valerio, ministra de Trabajo, Migración y Seguridad Social./EFE

“No renunciamos a nuestros principios pero tenemos los pies en el suelo”, ha dicho la ministra durante la sesión de control al Gobierno del Senado, en respuesta la senadora del PP María Rosario Soto, que le ha preguntado si había dado marcha atrás en su intención de derogar la reforma laboral de 2012.

PUBLICIDAD

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha insistido hoy en que el Gobierno derogará los aspectos más “perniciosos” de la reforma laboral del PP contando con los agentes sociales y con los grupos parlamentarios. Lo que ocurre como en el caso del copago sanitario es otra de las promesas del PSOE que no tiene fecha de caducidad

“Somos realistas, hemos llegado al Gobierno con una Legislatura en marcha y con una aritmética parlamentaria compleja”, ha afirmado Valerio, que ha añadido que el Ejecutivo mantiene su intención de restituir el marco de relaciones laborales “dinamitado” por el PP y dejar sentadas las bases para un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

Los números parlamentarios si han salido, por ejemplo, para derrotar y echar del Gobierno al PP y sus socios para ellos, como es toda la izquierda parlamentaria e independentistas son partidarios de acabar con la reforma laboral de España que atajo un paro que iba camino del 30% tras las políticas socialistas.

PUBLICIDAD

Valerio ha dicho que el Gobierno tiene intención de devolver a los agentes sociales su poder negociador, restaurar la primacía de los convenios sectoriales frente a los de empresa, recuperar la ultraactividad de los convenios y poner coto a los contratos a tiempo parcial, entre otras cosas.

“Todo ello como paso previo e imprescindible para recuperar los salarios por una cuestión de justicia social”, le ha dicho la ministra al senador de Unidos Podemos Óscar Guardingo, que le ha preguntado también si el Gobierno sigue adelante con la derogación de la reforma laboral.

Con Guardingo ha coincidido en que la devaluación salarial ha sido uno de los efectos más dañinos de la reforma laboral.

“No se puede apostar por una economía cuya competitividad se basa en la devaluación salarial”, ha afirmado Valerio, que ha hablado de la necesidad de incrementar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) como condición necesaria para la estabilidad social y económica.

PUBLICIDAD