La hipocresía comunista de Bardem: de apoyar a Podemos a defraudar a Hacienda

La hipocresía comunista de Bardem: de apoyar a Podemos a defraudar a Hacienda

El Tribunal Supremo ha impuesto dos sanciones, con un valor total de 151.000 euros, al actor Javier Bardem por infracciones tributarias leves derivadas de la liquidación del IRPF de los ejercicios 2006 y 2007 y cometidas con la sociedad Pinguin Films, S.L. de la que era socio y administrador único.

PUBLICIDAD

La hipocresía del actor llega hasta puntos insospechados. En 2015, junto con otras personalidades como economistas o escritores animaban a los madrileños a sumarse a la candidatura de la pode mita Tania Sánchez por Madrid.

Además, Javier Bardem no ha dudado en opinar sobre el referéndum en Cataluña y en declaraciones a El món a Rac1 ha asegurado que está a favor del derecho a decidir de los catalanes y que “si una mayoría dice que sí habrá que apechugar con eso”. Al respecto, el actor ha añadido que considera fundamental el deseo de una población, de una sociedad que decida su futuro y que pueda votar.

Bardem siguiendo el discurso comunista de Izquierda Unida y Podemos, opinaba sobre el Presidente de Estados Unidos “Trump no es un problema, quizá deberíamos preguntar a Steve Bannon, que es la persona que está gobernando en realidad Estados Unidos. El problema es la gente que ha colocado a este tipo en el poder”.

PUBLICIDAD

Anticapitalista pero vive en EEUU; comunista pero tiene una casa en Beberly Hills; defensor de los trabajadores pero aplico un ERE sin dudar

Al igual su madre, Pilar Bardem que exponía en un sonado discurso que “Así podemos ponernos tan farrucos como nos pida el cuerpo y decir lo que nos dé la real gana. Mientras no nos venga el Tío Trump con las rebajas, aquí no nos calla nadie. Y cuando llegue, ya le regalaremos un lote de cine español”, ha espetado”.

El hermano del actor, Carlos Bardem, tampoco se quea atrás de esta línea roja. Conocido por su apoyo a las causas saharaui y a la palestina. Sobre el primer conflicto arremetió contra las autoridades españolas por el poco interés que le concedían. Criticó a la Casa Real y al Gobierno de Zapatero porque, según él, no muestran preocupación alguna, mientras sí median por otros conflictos.

El actor dijo que le ” gustaría ver a los miembros de la Casa Real o del Gobierno pronunciándose respecto al tema del Sáhara y no dar la callada por respuesta. Hace poco vimos a sus altezas, los Príncipes, junto a la ministra de Asuntos Exteriores en Palestina, diciendo eso tan bonito y tan cierto de ‘dos pueblos, dos estados’. Eso es un brindis al sol”.

Preguntado por la irrupción de Podemos dijo que “como historiador, veo el programa de Podemos y el 90% es el programa clásico de un partido de izquierdas, muy de izquierdas. Dicho esto, yo soy un votante de Izquierda Unida, partido histórico comunista y republicano, pero no es mi equipo de fútbol”, así que “mi voto puedo cambiarlo”, aseguró

PUBLICIDAD

Otro de los ejemplos de la hipocresía en la familia Bardem, propietaria del emblemático restaurante madrileño La Bardemcilla, fue que en 2013 sí recurró a un Expediente de Regulación de Empleo para tramitar su cierre.