Más de un año de cárcel y 90.000 euros de multa por un Lince

Más de un año de cárcel y 90.000 euros de multa por un Lince

19 mayo, 2016
|
Actualizado: 19 mayo, 2016 0:00
|

Muchas veces llama la atención la actuación de la Justicia en España. Su lentitud no la discupte nadie y hay casos que se tardan en juzgar más de 10 año u otros, como cuando el Tribunal Europeo de Luxemburgo decretó ilegal la doctrina Parot -los etarras tenían que cumplir las penas de sus asesinatos una por una, los jueces apenas tardaron 24 horas en liberar terrorista tras terrorista de la cárcel. Entre esas sentencias llama la atención una que se ha concoido hoy. El dueño de una finca de Ciudad Real ha sido condenado un año y seis meses de prisión, a pagar una multa de 90.000 euros y a tres años de inhabilitación para cazar porque un lince murió en la finca cinegética de su propiedad. El lince ni siquiera fue abatido sino que cayó en una jaula trampa y murió por el efecto de un golpe de calor debido a las altas temperauras de 40 grados que se registraron cuando ocurrió el suceso. Por poner sólo un ejemplo que contrapone y pone entredico esta acción de la justicia, la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, sólo fue condenada a una multa de 12 meses -12 euros al día, 4.320 euros en total. ni un mes de su actual sueldo- por cometer un delito contra los sentimientos religiosos durante una protesta en la capilla de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense en la que rodeó el altar se quitó la camiseta, quedándose en sujetador, mientras sus acompañantes se desnudaron de cintura para arriba, dándose, asimismo, dos mujeres un beso en la boca, tras lo cual se dirigieron hacia fuera de la capilla gritando: «Vamos a quemar la conferencia episcopal»: «menos rosarios y más bolas chinas», «contra el Vaticano poder clitoriano», «sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios», «siendo filmados por una de las personas que entró en la capilla», es decir, frase todas ellas cargadas y llenas de odio contra un colectivo que está en su casa rezando y orando a Díos..

Sin embargo, un juzgado de Ciudad Real considera más grave la muerte del lince por accidente a tenor de la condena dictada. De esta formal ha condenado al dueño de una finca cinegética ubicada en el municipio ciudadrealeño de Castellar de Santiago a un año y seis meses de prisión por la muerte de un lince ibérico que quedó atrapado en una caja-trampa en agosto de 2011.

El juzgado de lo Penal número uno de Ciudad Real ha condenado al dueño de la finca, J.J.M.T., al considerarlo autor de un delito contra la fauna, por haber causado la muerte de este ejemplar de lince ibérico, llamado Grazalema. Asimismo, el juez ha inhabilitado al condenado a ejercer el derecho de cazar durante tres años y a que pague a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha 90.000 euros como indemnización, conjunta y solidariamente con la entidad mercantil Adin Inversiones 95 SL a nombre de la que estaba la finca, más las actualizaciones del IPC desde el año 2008.

El juez considera probado que en una fecha no determinada, pero en todo caso anterior al 16 de agosto de 2011, el acusado colocó diez cajas-trampa en el coto con la finalidad de dar muerte a los predadores que amenazaban la caza menor. El 16 de agosto de 2011, un ejemplar de lince ibérico cayó en una de las jaulas-trampa y como consecuencia de las altas temperaturas propias de la época en Castilla-La Mancha y del tiempo que estuvo atrapado, el animal murió a consecuencia de un golpe de calor.

El informe de la necropsia certifica que la muerte de Grazalema se produjo como consecuencia de las altas temperaturas registradas en la zona, superiores a 40 grados centígrados, no por las heridas causadas por la jaula trampa.

Por lo tanto, la causa de la muerte del felino fue un golpe de calor, al no haberse constatado ninguna fractura, hemorragia de origen traumático ni signos de disparo ni laceraciones o lesiones ocasionadas en la jaula-trampa, «más allá, lógicamente de las lesiones superficiales, propias del forcejeo del animal», según se indica en la sentencia. Aun así, año y seis meses de prisión, 90.000 euros en indemnizaciones y tres años de inhabilitación para cazar. a Rita Maestre, pese a que ofendió a una amplia mayoría de españoles, 12 meses de mult, el equivalente a a 4.320 euros, y nada de inhabilitación para ejercer cargo público, que lo sigue haciendo en el Ayuntamiento de Madrid, pese a sus palabras cargadas de odio e incitación a la violencia.

Noticias Relacionadas: