Programas del domingo
¿Cómo será la desescalada que diseña el Gobierno?

¿Cómo será la desescalada que diseña el Gobierno?

20 abril, 2020
|
Actualizado: 20 abril, 2020 21:58
|
PUBLICIDAD

La tendencia descendente la epidemia de coronavirus en España se ha acelerado este lunes, con 399 muertos y 2.881 nuevos contagios, de forma paralela a la preparación de los planes de desconfinamiento, que han pasado a convertirse en el principal centro de atención con la experiencia directa de su puesta en marcha en diversos países europeos.

El número de fallecimientos, que sitúan el total en cerca de 23.000, baja por tercer día consecutivo y es el menor desde el 22 de marzo. El de nuevas infecciones, que ya superan las 200.000, remite al contabilizado hace 34 días, a falta de las correcciones en marcha tras romperse el pasado miércoles la serie estadística y de que mañana se produzca, con toda probabilidad, el repunte habitual de los martes debido a las notificaciones retrasadas por el fin de semana.

Los datos de nuevos contagiados los ha disociado Sanidad del total de 4.266 positivos comunicados, ya que 1.385 de ellos son casos con síntomas desde hace más de 14 días y, por tanto, no se consideran infecciones recientes, lo que permite situar la tase en el 1,5 por ciento, la más baja desde que comenzó la crisis sanitaria.

También sigue una evolución claramente a la baja las hospitalizaciones y las llegadas a las ucis, con aumentos del 0,7 y del 0,8 por ciento, sin contabilizar, porque no da los datos acumulados, a Madrid, donde desde hace tres semanas los ingresos hospitalarios, cuantificados en más de 15.000 personas, se han reducido a la mitad.

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha dicho en su habitual comparecencia que, independientemente de los ajustes que habrá que llevar a cabo, se trata de datos alentadores: «Con todo lo que estamos pasando, con todas las informaciones y todo lo que hay para estar tristes, creo que estas cifras deben ponernos felices, porque lo estamos consiguiendo”.

PLANES DE DESCONFINAMIENTO

Con esa evolución, toda la atención está centrada ahora en los planes de desconfinamiento, que se comenzarán a poner en marcha a partir del 11 de mayo, tras la nueva prórroga de 15 días, si bien se relajará a partir de la próxima semana con medidas como la salida de los niños a la calle, y en el intento del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de negociar un pacto de reconstrucción, tras ceder hoy a la demanda del PP de que se haga en una comisión del Parlamento.

Los planes de desescalada tienen dos vertientes, la programación del fin del aislamiento y la vuelta a una cierta normalidad -que todo el mundo ya asume que exigirá por un tiempo indeterminado controles, distancia social y medidas de protección- y la preparación del sistema de atención sanitaria para hacer frente a posibles rebrotes del virus.

Esos planes contemplan una aplicación de forma heterogénea en los distintos territorios, con especial atención a cada municipio, y casi todas las miradas se dirigen a Canarias, donde el índice de incidencia del coronavirus es del 0,095 por ciento, con sólo 6 fallecidos por cada 100.000 habitantes.

Murcia, Andalucía, Galicia y Baleares son las siguientes comunidades con el grado más bajo de repercusión de la epidemia, seguidas de Asturias, Comunidad Valenciana, Cantabria y Extremadura. Madrid, Castilla-La Mancha, La Rioja, Cataluña, País Vasco, Castilla y León, Aragón y Navarra son las más afectadas.

El otro vector del desconfinamiento es el sistema sanitario, que debe estar preparado para hacer frente de forma eficaz y rápida a cualquier rebrote de la epidemia -con los servicios de atención primaria en primera línea- al tiempo que debe comenzar a atender todas aquellas patologías que han ido quedando en un segundo plano durante las semanas más duras de la pandemia, al evitar los pacientes acudir a unas urgencias saturadas y que infundían temor.

Se trata de problemas cardiacos o neuronales, que llegan ahora a muchos centros hospitalarios con unos cuadros clínicos agravados por el retraso y el miedo, como señalan desde la Sociedad Española de Cardiología, tras constatar que se han detectado un 40 por ciento menos de infartos, más allá de los miles pruebas diagnósticas pospuestas en relación con enfermedades, como el cáncer, que muchas veces precisan intervenciones inmediatas.

700.000 TEST SEMANALES

Para poder hacer frente a cualquier eventualidad tras iniciar el desconfinamiento, al igual que para programarlo, son claves los test y, en este sentido, Sanidad ha informado de que en la última semana se han hecho más de 700.000 PCR, muchas fuera de los focos más activos de las infecciones, hospitales y residencias.

Entre los datos dados a conocer este lunes, muchas comunidades autónomas incluyen ya las pruebas diagnósticas hechas en las 24 horas precedentes, que en este caso han sido 191.164 del tipo PCR, las más fiables para detectar el virus, y 9.046 de anticuerpos, lo que supone 2.585 y 1.681 más, respectivamente, en un solo día.

Antes de que se plantee la desescalada a nivel general, la próxima semana se levantarán algunas restricciones, además de la posibilidad de que los niños puedan salir de su casa de forma puntual, durante un tiempo limitado, en una zona acotada y acompañados por un adulto, según ha apuntado la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

«Si la gente piensa que esto va a ser abro la puerta y que se junten con los niños de todo el vecindario, podemos tener algún problema”, ha señalado Fernando Simón, quien ha añadido que es «razonable» que se planteen ésta y otras medidas de relajación según se van alcanzando objetivos, como la práctica individual de deporte al aire libre.

Algunas comunidades, como Cataluña, preparan sus propios planes para el desconfinamiento gradual con la expectativa de que, tras los niños, los siguientes en poder disfrutar de salidas sean los parados, los teletrabajadores, afectados por un ERTE y deportistas.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD