DROGA  V/S  CURA

DROGA V/S CURA

20 diciembre, 2019
|
Actualizado: 20 diciembre, 2019 13:03
|

El uso de “drogas” para “curar” enfermedades no viene precisamente del siglo XXI. En 1989, los laboratorios Bayer, vendían heroína como cura milagrosa e inocua en forma de jarabe para los niños contra el catarro y otras enfermedades respiratorias. Le pusieron de nombre comercial Heroína, por lo “heroico” que decía sentirse todo aquel que la probaba. Ni siquiera hacía falta receta médica para obtenerla. Esta droga pronto tuvo gran éxito como remedio para todo tipo de afecciones respiratorias. Como era de esperar, muy pronto aparecieron los primeros problemas, que cada vez se hicieron más frecuentes. Se descubrió que la heroína se convierte en morfina al ser absorbida por el hígado, y que provoca un alto índice de dependencia física y psicológica. Por lo tanto, en los Estados Unidos, se estableció a través de la Ley de Impuesto sobre la Droga de 1914, un control exhaustivo sobre el uso de opiáceos, permitiendo el uso de la heroína únicamente con fines terapéuticos. Diez años después, en 1924, el Congreso de Estados Unidos estableció que no existía ningún uso legal de la heroína y prohibió su venta, importación o fabricación.

No podemos olvidar los años 80 ́ en España, la llamada "generación perdida". Miles de jóvenes cayeron en el abismo de las drogas, todo un auténtico drama social de la época. En otoño de 1983, la prensa informaba de un centenar de muertes por sobredosis. El diario ABC aseguraba que el 91% de los jóvenes españoles había probado "algún tipo de estupefaciente". Un negocio que, según El País, movía 300.000 millones de las antiguas pesetas, lo que hoy representaría más de 1500 millones de euros. Un horror del que fueron víctimas innumerables familias españolas. Los delitos crecieron un 106% y casi 180 personas, la mayoría jóvenes, perdieron la vida por culpa de la heroína en los últimos meses de 1989.

Ahora pretenden legalizar o incluso son legales en ciertos países determinadas drogas con fines “terapéuticos”. ¿Qué podría tener de curativo el consumo de drogas?

¿Todos tenemos claro que la heroína es una droga nefasta para el ser humano, pero y el cannabis? ¿Es tan malo para la salud? ¿Por qué está legalizado su consumo terapéutico y lúdico en algunos países?

Esta droga se cultiva desde hace más de 4.000 años y crece en todo el planeta. La Convención Única sobre Estupefacientes de la ONU (la biblia de la prohibición de drogas) lo situó en 1961 en el mismo nivel de peligrosidad que la heroína.

Hoy nos apremia “el boom del Cannabis”, un género con tres especies de plantas de flores, perteneciente a la familia Cannabaceae. La especie más famosa es la Cannabis sativa, de la que se produce el hachís y la marihuana. Sabemos que en su estructura dominan dos principios activos: el THC (responsable del colocón) y el CBD (que no es psicoactivo).

En la asociación contra la drogadicción Proyecto Hombre, han tratado durante el último año, a más de 2.000 personas dependientes del cannabis: "Lo que estamos viendo en el día a día es que se rompen relaciones familiares, se rompe la comunicación y hay comportamientos disruptivos relacionados con el consumo", declara la directora general de Proyecto Hombre Elena Presencio.

En estas últimas décadas se ha debatido mucho acerca de si el consumo de cannabis incrementa o no el riesgo de sufrir cáncer, trastornos de salud mental

u otro tipo de enfermedades. Al mismo tiempo, también se ha ido generando una gran corriente a favor de su uso medicinal, lo que ha permitido su legalización con fines terapéuticos en muchos puntos del planeta. En torno al cannabis legal se calcula un negocio mundial de 50.000 millones de euros.

Se le llama “la fiebre del oro verde”. Un nuevo sector económico, entre la industria médica, la del ocio y la del bienestar, que ya cuenta con 75 millones de consumidores legales. Las proyecciones de ingresos del negocio de la marihuana equiparan al de la industria cervecera. Los financieros dicen que es la mayor apertura en el mercado desde el nacimiento de Amazon.

La empresa más poderosa del cannabis mundial es Canopy, creada en Canadá en 2014 y con una capitalización superior a los 15.000 millones de euros. Tiene como principal accionista a la estadounidense Constellation, una de las mayores compañías de bebidas del mundo.

No nos dejemos engañar, estamos hablando de una droga, por lo tanto, su consumo produce más desventajas que beneficios para la salud. De hecho, el abuso del consumo de cannabis puede producir alteraciones del sistema nervioso comparables a la psicosis y a la esquizofrenia. Revistas científicas reconocidas explican como el uso del cannabis acarrea múltiples efectos negativos, especialmente entre los más jóvenes, cuyo sistema nervioso se encuentra en fase de maduración.

Un dato preocupante es que el consumo de marihuana en los menores de edad, duplican en el consumo de cannabis a los mayores de 35. A esto hay que sumar el descenso en la percepción del riesgo que supone fumar marihuana a causa de toda esta campaña mediática promoviendo su uso medicinal.

Pensemos antes de dejarnos llevar por el consumismo y la manipulación por los que solo quieren enriquecerse sin pensar en nuestra salud. Ningún producto que sea clasificado como droga puede ser beneficioso para la salud y conlleva problemas mentales, físicos, y una total disfunción social.

Puedes aliviar dolores con productos totalmente naturales sin ningún tipo de contraindicaciones para la salud. En Solnaturaleza, Centro de Alimentación Saludable y Nutrición Avanzada, podemos ayudarte y sobre todo orientarte para que mejores tu salud. Analizaremos a fondo tu condición física y tus hábitos alimenticios, a partir de los cuales, realizaremos una valoración de tus necesidades para plantearte unas pautas totalmente personalizadas que te ayuden a mejorar tu calidad de vida.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD