Así queda el accionariado de Gas Natural Fenosa tras la salida de Repsol

Así queda el accionariado de Gas Natural Fenosa tras la salida de Repsol

22 febrero, 2018
|
Actualizado: 22 febrero, 2018 13:59
|

La salida de Repsol en Gas Natural Fenosa ha dado entrada al fondo CVC de forma directa y a los March, a través de Corporación Financiera Alba, de forma indirecta. El 46,96% del capital de la compañía presidida por Francisco Reynés es extranjero. Criteria continuará siendo el primer accionista.

El capital extranjero ha alcanzado el 46,96% en la multinacional española Gas Natural Fenosa después de que Repsol haya decidido vender el 20,072% que mantenía en la gasista a Rioja Bidco Shareholdings, sociedad controlada por el fondo CVC.

Gas Natural Fenosa, tradicionalmente controlada por la alianza entre La Caixa y Repsol, seguirá teniendo como primer accionista a Criteria, el holding de participadas de la Caixa, con un 24,43%, si bien el capital extranjero suma casi un 47%.

Aunque esa sociedad vinculada a CVC ha adquirido a Repsol el 20,072% del capital de la gasista, Corporación Financiera Alba, la sociedad de cartera del Grupo March, tomará una participación indirecta del 5,1% en el capital de Gas Natural,

Y es que Alba ha llegado a un acuerdo para invertir 500 millones de euros en la sociedad Rioja Bidco Shareholdings, con lo que tendrá una participación indirecta del 25,7% en esta última sociedad.

CVC, el mayor accionista extranjero en Gas Natural Fenosa

El capital extranjero de Gas Natural estará formado por tanto por el fondo CVC, que controlará un 20,072%; por el fondo estadounidense Global Infraestructure Partners (GIP), con otro 20%, por la argelina Sonatrach, con un 3,85%, y por el 3,039% recientemente aflorado por la gestora de fondos Capital Research, propiedad del fondo estadounidense Capital Group.

El accionariado de Gas Natural Fenosa ha experimentado cambios sustanciales desde 2016, cuando La Caixa y Repsol pusieron fin al pacto parasocial por el que gobernaban Gas Natural desde el año 2000. En septiembre de 2016, Repsol y La Caixa -a través de Criteria- vendieron un 20% de Gas Natural Fenosa al fondo estadounidense Global Infraestructure Partners (GIP) por 3.803 millones de euros.

En concreto, GIP compró un 10% a Repsol y otro 10% a Criteria, de forma que la petrolera rebajó su participación en Gas Natural del 30 al 20% y Criteria hizo lo propio al pasar del 34,4 al 24,4%. La entrada del fondo estadounidense fue aparejada de cambios en la cúpula de la compañía, ya que Isidre Fainé pasó a ocupar la presidencia.

El pasado 6 de febrero la compañía anunció que Francisco Reynés, un hombre de confianza de La Caixa y de Isidre Fainé, tomaba las riendas de Gas Natural como presidente ejecutivo, mientras que el propio Fainé pasó a ocupar la presidencia de honor de la compañía y Rafael Villaseca cesó como consejero delegado.

Finalmente, se ha hecho pública la salida de Repsol para dar entrada a CVC, un fondo que desde 2010 ha invertido en otras compañías españolas como Abertis, R Cable o QuirónSalud, entre otras.

Aún tienen que dar el visto bueno reguladores y la firma de una acuerdo entre Criteria y GIP para que Rioja Bidco tenga tres sillas en el consejo

Repsol ha precisado que su salida de Gas Natural está pendiente de que el fondo CVC, a través de la sociedad Rioja Bidco Shareholdings, firme un contrato con los otros dos máximos accionistas de Gas Natural, Criteria Caixa (24,4%) y GIP (20%) no más tarde del 22 de marzo.

Se da por supuesto que la presencia de estos fondos extranjeros en el capital de Gas Natural Fenosa aumentará las exigencias de mayor rentabilidad a la multinacional catalana.

El exconsejero delegado de Abertis Francisco Reynés llega a Gas Natural con la misión de poner su sello al nuevo plan estratégico de la compañía para los próximos años, que aspira a transformar la multinacional.

Desde la llegada de GIP al accionariado de Gas Natural Fenosa, la multinacional ha llevado a cabo diversas desinversiones, como la venta del 20% de su negocio de distribución de gas en España y de su negocio en Italia, entre otras operaciones, y también está previstas desinversiones en Moldavia y Kenia.

En paralelo, en los últimos meses se ha especulado con el interés de la gasista por una hipotética fusión con la portuguesa EDP para crear un gigante ibérico del sector.

.
Noticias Relacionadas: