Iberdrola pierde 200.000 clientes y sube la deuda hasta los 29.414 millones

Iberdrola pierde 200.000 clientes y sube la deuda hasta los 29.414 millones

22 febrero, 2017
|
Actualizado: 22 febrero, 2017 8:51
|

Iberdrola cierra 2016 con un beneficio de 2.705 millones de euros, un 11,7% más que en 2015. En el desglose de sus cuentas, la eléctrica pierde 200.000 clientes de electricidad en todo el mundo y aumenta la deuda en un 4,7%, hasta los 29.414 millones.
Según ha comunicado Iberdrola a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la eléctrica tiene a cierre de 2016 13,4 millones de clientes, 200.000 menos en un año, una caída del 1,2%. En España, el número de clientes cae en 60.000, hasta los 10,23 millones. Incrementa los de gas hasta los 4,1 millones de euros, un 11,4% más que en 2015, de los que 940.000 son en España, un incremento del 5,4% respecto al 2015.
La deuda financiera neta se incrementa en un 4,7%, hasta los 29.414 millones de euros, mientras que  el apalancamiento se sitúa en el 42% a cierre de 2016 frente al 40,7% de 2015.
El número de empleados de la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán disminuye en un 1,7%, hasta los 28.355, unas 500 personas menos que en 2015.
El resultado bruto de explotación (ebitda) ascendió a 7.807,7 millones, un 5,5% más que en 2015, aunque el incremento fue del 8,2% si no se tiene en cuenta el efecto del tipo de cambio. Por el contrario, la cifra de negocio se redujo un 7 %, hasta 29.215,4 millones.
El negocio de Redes registró un ebitda de 4.081,7 millones, un 12,5% más que en 2015, y una cifra de ventas de 8.806,7 millones, lo que supone un incremento del 11,4%.
En el negocio de Generación y Clientes, el ebitda descendió un 3%, hasta 2.253,3 millones, mientras que las ventas se redujeron un 13,4%, hasta 18.723 millones. En la actividad de energías renovables, el ebitda cayó un 8,9%, hasta 1.500,2 millones, y la cifra de ventas lo hizo un 14%, hasta 2.399,6 millones.

Mantiene Garoña en la capacidad instalada pese a cerrar hace 4 años

En cuanto a la capacidad instalada, Iberdrola la reduce en un 2,4%, hasta los 45.246 Mw. En este balance incluye Garoña, pese a que lleva cerrada desde 2012, para mantener la capacidad instalada de las nucleares en los 3.410 Mw. La capacidad procedente de la energía hidráulica aumentó en un 0,8%, mientras que la de carbón se desploma un -72,5%, debido al cierre de Longannet en 2015, mientras que los ciclos combinados de gas aumentan en un 4,8% su capacidad instalada, hasta un total de 13.279 Mw. La cogeneración se mantiene prácticamente invariable, hasta los 1.267 Mw, y las renovables se incrementan en un 3,2%, hasta los 15.256 Mw.
En España, la capacidad instalada de Iberdrola disminuye un 0,1%, hasta los 26.162 Mw, por la caída del 6,6% en la cogeneración, que pasa a los 364 MW. Las renovables, ciclos combinados de gas, carbón, nuclear e hidráulica se mantuvieron en los mismos niveles que 2015.

En Reino Unido pierde la mitad de los clientes de todo el 2016

Reino Unido, uno de los principales mercados, cae en producción y capacidad instalada. La producción en el país se desploma un 26,2%, hasta los 13.748 GWh, mientras que la capacidad instalada se hunde un 29,8%, hasta los 4.537 MW. Solo en Reino Unido pierde 100.000 clientes en el año, hasta un total de 3,19 millones, mientras que los clientes de gas se incrementan un 0,6%, hasta los 2,13 millones.

El dividendo de Iberdrola aumenta un 8%

En diciembre de 2016 Iberdrola lanzó una nueva edición del “Iberdrola Dividendo Flexible” con ocasión del pago del dividendo a cuenta
correspondiente al ejercicio 2016. El 19 de enero de 2017 finalizó el periodo de negociación de los derechos de asignación gratuita
correspondientes al Aumento de Capital. En esta ocasión, un 69,3% del capital social de Iberdrola ha optado por recibir nuevas acciones de la empresa. Para hacer frente al resultado de esta nueva edición, Iberdrola emitió 97.911.000 nuevas acciones, lo que supone ampliar el capital de la Sociedad en un 1,539%.
Por otro lado, los titulares de 1.956.083.947 derechos de asignación gratuita han preferido acogerse al compromiso de compra asumido por Iberdrola, fijado en 0,135 euros brutos por acción. Esto supone un incremento del dividendo del 8% con respecto al importe mínimo comprometido en enero de 2016, que fue de 0,125 euros brutos por título. En consecuencia, la empresa ha adquirido los indicados
derechos por un importe bruto total de 264,071 millones de euros.
Esta edición de “Iberdrola Dividendo Flexible” se completará con la remuneración complementaria con cargo a 2016 y que deberá aprobar la próxima Junta General de Accionistas, para que se haga efectiva el próximo mes de julio.
Espera subir el dividendo progresivamente, que se situará en 2020 entre 0,37 y 0,40 euros brutos por acción. Entre 2016 y 2020 se mantendrá un suelo de 0,31 euros brutos por acción y un pay out (porcentaje del beneficio destinado a dividendo) de entre el 65 y el 75%.
La compañía prevé mantener su programa de dividendo flexible, así como los programas de recompra de acciones propias para su posterior amortización con el objetivo de estabilizar el número de títulos en torno a los 6.240 millones.

Iberdrola prevé aumentar su beneficio neto un 7,5 % anual hasta 2020

Iberdrola planea invertir 25.000 millones de euros hasta 2020, 1.000 millones más de lo previsto, y espera mejorar su beneficio neto una media del 7,5% anual, un ritmo superior al avanzado el año pasado, que era del 6%, según la Actualización de las Perspectivas 2016-2020.
De acuerdo con este plan, remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el beneficio neto se situará en el entorno de los 3.500 millones en 2020.
El beneficio bruto de explotación (ebitda) crecerá a un ritmo medio anual del 6%, hasta rondar los 10.000 millones de euros al final del periodo.
En el capítulo de inversiones, el 90% de la cifra prevista se destinará a actividades reguladas o con contratos a largo plazo: un 42% a redes, el mismo porcentaje a renovables y un 7% a generación regulada. Estas áreas aportarán el 81% del ebitda del grupo en 2020.
Iberdrola diversificará sus inversiones por divisas: un 48% en dólares, un 29% en libras y un 20% en euros. El 60% de la inversión se destinará a países con la calificación «A».

Noticias Relacionadas: