El caso Inverlink golpea las cuentas de BBVA en Chile

El caso Inverlink golpea las cuentas de BBVA en Chile

23 marzo, 2017
|
Actualizado: 23 marzo, 2017 9:17
|
PUBLICIDAD

El caso Inverlink ha asestado un duro golpe a BBVA en Chile, cuyo beneficio ha caído casi un 10% en 2016, hasta los 128 millones de dólares, unos 84.504 millones de pesos chilenos, respecto a 2015.
BBVA fue condenado en abril a pagar la suma de 37,7 millones de euros por intereses e indemnizaciones a la Corporación de Fomento de Producción por su participación en el fraude millonario a Chile, donde también fueron acusados Inverlink y Scotiabank.
Este caso, conocido como uno de los mayores fraudes financieros de Chile, consistió en sobornar a una alta funcionaria del Banco central para pasar información privilegiada a la firma de inversiones Inverlink, que después compartía con BBVA. El caso se descubrió en 2003 por un error de la alta funcionaria y secretaria del presidente del Banco Central de Chile, Carlos Massad, al enviar el correo en nombre del presidente del Banco Central con información privilegiada. El correo no llegó a destino, por lo que el presidente pudo ver que se había enviado sin su consentimiento. 10 años más tarde se ha conocido la sentencia.
Al investigar otros posibles correos, se destapó un fraude de 100 millones de euros a Corfo, con la imputación del tesorero Javier Moya. Todo ello en marzo de 2003, poco después los inversores perdieron la confianza en la casa de Bolsa y retiraron todo su dinero, dejando al holding empresarial sin liquidez. En una primera sentencia, se condena a la secretaria del presidente del Banco Central de Chile a cuatro años de prisión, años más tarde, en 2013, el ministro Patricio Villarroel vio legales las triangulaciones entre Inverlink, BBVA y ScotiaBank. No obstante, el organismo público apeló esta decisión que ha dado como resultado la condena al BBVA, que deberá pagar 36 millones de dólares.
Por este motivo, BBVA ha tenido que aumentar las provisiones en Chile, mermando así el beneficio, también golpeado por la caída del ritmo de subida de la economía, con estancamiento de la inversión y moderado crecimiento de las colocaciones bancarias. También se ha reducido la rentabilidad del sistema financiero.
«En un entorno complejo hemos sido capaces de reducir la prima de riesgo y morosidad, mejorar las ratios de solvencia y generar un resultado, sin considerar los extraordinarios, que es el más alto de la historia del banco», ha asegurado el gerente general, Manuel Olivares.
El ejecutivo destacó que en 2016 el 34,5% de las ventas totales se realizaron a través de canales digitales y que el 33% de los clientes hizo sus operaciones bancarias de forma regular a través de los teléfonos móviles. «Queremos cuidar el tiempo valioso y escaso de nuestros clientes y poner a su alcance las oportunidades de esta nueva era», señaló Olivares al hablar sobre los desafíos futuros que afronta el grupo financiero.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD