¿Qué le pasa a Deutsche Bank?

¿Qué le pasa a Deutsche Bank?

10 febrero, 2016
|
Actualizado: 10 febrero, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Hablar de Deutsche Bank es hablar del mayor banco alemán. De ahí la preocupación. Los propios dirigentes de la entidad han tenido que salir a la palestra para decir que están fuertes y que pueden devolver sus deudas. También el ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, ha salido al paso al afirmar que la situación de la entidad no es preocupante. Pero, desde luego, el mero hecho de que tengan que salir a calmar las aguas, es un claro signo de que algo no marcha bien. Rodrigo García, analista de XTB, lo explica: «Ahora mismo asegurar 10.000 euros de la deuda de Deutsche Bank, cuesta 450 euros al año. Eso es muchísimo. Muestra que los inversores ven un cierto riesgo de impago en Deutsche Bank».

Mediante un comunicado, Deutsche Bank afirma que dispone de una capacidad de pago de cerca de 1.000 millones de euros para 2016, una cifra a priori suficiente para cubrir los 350 millones de euros que vencen en abril. Recuerdan también que cuentan con 4.300 millones de euros para 2017 gracias a la posible venta de su participación del 20% en el banco chino Hua Xia Bank. El último punto del comunicado explica que tienen reservas por valor de 1.900 millones de euros con los que se podrían compensar posibles pérdidas futuras. Pero no es suficiente. Los expertos no se fían. Enrique Zamácola, director de mercados de Link Securities, no se atreve a valorar la situación real del banco ya “todo el sector está pasando por un entorno de tipos muy bajos y les piden que expandan el crédito pero a su vez que aumenten capital. La calidad del préstamo tampoco es muy buena y tienen un entorno bastante complicado».

Y lo cierto es que a la entidad alemana le crecen los enanos. El Deutsche Bank tiene está expuesto a 73 billones de dólares en derivados; 20 veces el PIB de Alemania y 5 veces el PIB de la zona euro, lo que le otorga el título del banco más expuesto a derivados de todo el mundo. Sin embargo, según los expertos, esto no es lo que más preocupa; sino las pérdidas de más de 6.000 millones de euros que presentaron en sus últimos resultados y el entorno de bajísimos tipos de interés. Rodrigo García afirma que «los derivados en Deutsche Bank llevan muchísimo tiempo. Incluso cuando estaba en máximos. Los derivados están en los principales bancos de inversión de todo el mundo. Los principales factores negativos que están recortando el precio son, por un lado, los bajos tipos de interés prolongadamente tan bajos, que los inversores dan por hecho que tendrán problemas para mantener el ritmo de su negocio en el largo plazo, y no podemos olvidar los 6.000 millones de pérdidas, que pesan mucho en la cotización». Pérdidas tras multas millonarias, un entorno que no acompaña y la más alta exposición a derivados del sector dispara el riesgo en una compañía que ve como su cotización sigue cayendo a plomo.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD