Pérdidas de 37 millones para Nueva Pescanova

Pérdidas de 37 millones para Nueva Pescanova

27 febrero, 2017
|
Actualizado: 27 febrero, 2017 21:20
|

Nueva Pescanova calcula que cerró 2016 con unas pérdidas de 37 millones de euros y se muestra confiada que en 2018 volverá a los beneficios.Los administradores de Nueva Pescanova estiman que la compañía cerró el ejercicio 2016 con pérdidas por 37 millones de euros, aunque confían en mejorar sus resultados ya este año y volver a terreno positivo en 2018 si prospera su ampliación de capital.
Los datos forman parte de un documento divulgado hoy por uno de sus accionistas, Pescanova S.A. (también conocida como «Vieja» Pescanova) a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que se detalla su cuenta de resultados consolidados en el marco de su Plan Estratégico 2016-2020.
Las proyecciones, basadas en que salga adelante la capitalización del 35 % del pasivo financiero de Nueva Pescanova, apuntan a que la firma gallega perdería 7 millones en el ejercicio 2017, para después ganar 10 millones en 2018, 24 millones en 2019 y 38 millones en 2020.
Las ventas ajustadas de la firma en 2016 fueron de 1.078 millones, según los mismos cálculos, y esperan que de seguir el plan de actuación trazado su facturación aumente un 35 %, hasta los 1.445 millones en 2020.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado acabó el pasado ejercicio en 61 millones, cifra que se espera incrementar de forma sensible hasta alcanzar los 139 millones en cinco años

El plan estratégico incluye una inversión de 43 millones en renovación de flota, 9 millones en la implantación de un sistema de compras y 4,5 millones en la construcción de un centro de innovación sobre acuicultura en el horizonte 2016-2020.
Entre sus proyectos, remarca su apuesta por el cultivo de lenguado «a corto/medio plazo», y a largo plazo explorará posibilidades como el pulpo, la sepia, el carabinero, el camarón o el mero.

Deuda de 1.290 millones

La deuda neta de la empresa a fecha de 2015 superaba los 1.290 millones de euros, y en opinión de los administradores de Nueva Pescanova sin la recapitalización que propone a sus accionistas el Plan Estratégico no sería viable.
Entre esos accionistas se encuentra la «Vieja» Pescanova, que actualmente posee una participación del 20 % y cuyos gestores han advertido de que la operación podría diluir su peso hasta diez veces y dejar su paquete de acciones en apenas el 2 %.
La entrega del plan estratégico de Nueva Pescanova era un requisito exigido por el regulador bursátil para evaluar la posibilidad de que la «Vieja» pueda volver a cotizar, algo que no hace desde que suspendiera sus títulos, en 2013.
Pescanova entró en concurso de acreedores precisamente en 2013, y dos años después se procedió a su refundación con la separación en dos empresas totalmente diferentes: la «Nueva», responsable de la parte productiva y bajo el control de la banca acreedora, y la «Vieja», sin actividad y en manos de los accionistas originales.

Noticias Relacionadas: