Renfe acusa a Talgo de ‘debilidad industrial’ en plena opa de Magyar Vagon

Renfe acusa a Talgo de ‘debilidad industrial’ en plena opa de Magyar Vagon

24 abril, 2024
|
Actualizado: 24 abril, 2024 11:13
|
PUBLICIDAD

El presidente de Renfe, Raúl Blanco, ha dicho que en los últimos años la compañía «ha sufrido» con los contratos con Talgo y espera que «sea cual sea» la solución final, tras la opa lanzada por la húngara Magyar Vagon sobre el constructor ferroviario, «garantice la capacidad tecnológica e industrial».

«En los últimos años hemos sufrido» las debilidades de Talgo, ha dicho Blanco, quien confía en que «la solución a la que se llegue» sea positiva en capacidad industrial y de atender de forma eficiente a su principal cliente, con el que colabora además de en España en Francia y en Arabia Saudí.

En una jornada organizada por la Confederación Española de Directivos (CEDE), Blanco ha recordado que «Renfe no tiene nada que decir» de la opa presentada por el grupo húngaro y que el Gobierno «ya ha marcado su posición».

No obstante, desea que «sea cual sea la solución» garantice la capacidad tecnológica e industrial del fabricante de trenes Talgo.

Puente busca una ‘solución a la española’ para Talgo

El ministro de Transportes Óscar Puente, del que depende Renfe, ha mostrado en reiteradas ocasiones su oposición a la opa de la empresa húngara Magyar Vagon sobre Talgo. En sus últimas declaraciones sobre el fabricantes de trenes fundado en 1942 por el ingeniero Goicoechea y el financiero Oriol, de ahí su nombre, Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol (Talgo), incidió en que el Gobierno trabaja en diversas alternativas para Talgo tras la opa del grupo húngaro Magyar Vagon, ya que es «»una empresa estratégica y vamos a intentar mantener ese carácter».

Otra cosa es que el Gobierno se pueda negar sin más argumento que lo de ‘empresa estratégica’ a la compra de Magyar Vagon, una compañía que pertenece a un país de pleno derecho de la Unión Europea donde está garantizada la libertad de empresas y de circulación de capitales. Por poner un ejemplo, durante el Gobierno socialista de Zapatero se vendió Endesa, la segunda eléctrica española y por tanto estratégica para la economía nacional, a la empresa pública italiana Enel y no ha habido ningún problema con ella, al contrario, ha seguido desarrollando su actividad, inversiones y empleo en España con toda normalidad.

Pero según Puente, «estamos valorando diversas alternativas para que al final de camino Talgo siga siendo una empresa de alto valor tecnológico y estratégico».

Añade que “observamos la operación con el máximo cuidado y estamos a la espera de otros actores, inversores y fabricantes, que puedan entrar en juego”. Desde su punto de vista, «el propio interés por Talgo podría mover ese movimiento en el mercado, pero “si hubiera que auspiciarla (por la opa competidora), lo haríamos”.

Noticias Relacionadas: