PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El presidente del BBVA, Carlos Torres. EFE/ Fernando Villar

BBVA se desploma más de un 8% en el IBEX 35 tras presentar pérdidas de 1.157 millones

El valor bursátil del banco presidido por Carlos Torres cae por debajo de los 18.000 millones de euros, un 43% por debajo de 2019

Las acciones del BBVA se han desplomado hoy el 8,07% después de que el banco haya anunciado que durante el primer semestre del año registró unas pérdidas de 1.157 millones de euros, tras destinar 2.000 millones a cubrir la pérdida de valor de su filial en EE.UU. En el acumulado del año, tras su cierre de hoy a 2,70 euros, las acciones de la entidad financiera se dejan un 43% y el valor en Bolsa del banco presidido por Carlos Torres se sitúa por debajo de los 18.000 millones de euros.


BBVA registró unas pérdidas de 1.157 millones de euros en la primera mitad de 2020, tras destinar 2.000 millones a cubrir la pérdida de valor de su filial en EE.UU., sin lo que el resultado hubiera sido positivo en 928 millones, ha informado hoy la entidad al supervisor español del mercado, la CNMV.

Estos saneamientos, realizados en el primer trimestre junto con las provisiones para anticiparse a las consecuencias de la crisis de la covid-19, permitieron que el beneficio ordinario de la entidad en el segundo trimestre, 636 millones, duplicara al obtenido en el primero.

La ratio de capital de máxima calidad CET1 “fully loaded”, que incluye todos los requerimientos normativos, se situó en el 11,22 %, 38 puntos básicos más que en el trimestre anterior, por la mayor contribución de los resultados trimestrales y la mejora en la evolución de los mercados, explica el banco

La cifra bruta de préstamos y anticipos a la clientela se situó en 400.764 millones de euros, un 1,5 % más que a cierre de 2019, gracias a los programas de apoyo gubernamental para impulsar la financiación de la economía real implementados debido al impacto de la pandemia en las distintas áreas geográficas donde opera el banco.

De esta forma, el grupo ha aplazado y flexibilizado los pagos de sus clientes mediante cuatro millones de moratorias de crédito, un 9 % de la cartera total de préstamos, al tiempo que ha facilitado 20.000 millones de euros en nuevas líneas de crédito con avales públicos.

La morosidad de toda la cartera crediticia se situó a cierre de junio en el 3,7 %, frente al 3,8 % de un año antes, con una tasa de cobertura para insolvencias del 85 %, mejor que el 75 % anterior.

Los depósitos de la clientela sumaron 402.184 millones de euros al finalizar junio, un 7,2 % más, “apoyados en la buena evolución de los depósitos a la vista, donde los clientes han colocado la liquidez dispuesta para hacer frente a la pandemia”.

Por áreas geográficas, el gran motor del grupo fue, una vez más, México, que aportó un 52 % de las ganancias, 654 millones de euros, que se redujeron un 49 % interanual por el deterioro de activos consecuencia de la pandemia.

En España, BBVA ganó 88 millones de euros, un 7 % del total y un 88,1 % menos que en junio de 2019, tras realizar dotaciones para saneamientos y provisiones por el impacto de la covid-19.

Por la misma razón, en EE.UU., el grupo obtuvo un beneficio semestral de 26 millones de euros, un descenso interanual del 91,6 % sin incluir la fluctuación de las divisas (similar en euros corrientes).

En América del Sur, la ganancia neta cayó casi un 61 %, hasta 159 millones de euros, con una aportación del 13 % al beneficio total.

Turquía aportó un 21 %, 266 millones, un 5,5 % menos, y el área denominada Resto de Eurasia obtuvo 66 millones, un 20 % más.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta de resultados, el de intereses -que incluye la mayor parte de los ingresos- se redujo un 3,2 % en el semestre y quedó en 8.653 millones de euros.

Las comisiones netas se vieron afectadas por una “menor actividad minorista, especialmente en tarjetas, derivada del confinamiento por la pandemia”, y bajaron un 6,8 %, hasta 2.301 millones, lo que condujo a un margen bruto de

El margen bruto, que añade comisiones, alcanzó los 12.045 millones de euros, un 0,8 % más, en tanto que el neto, el procedente del puro negocio bancario sumó 6.533 millones, un 7,5 % más.