Formas de ahorrar al recargar la tinta de la impresora

Existen muchos tipos de impresoras, de todos los tamaños y con distintos usos. Las impresoras hogareñas normalmente tienen un uso más comedido que las impresoras de oficina, pues se utilizan para completar las tareas de la escuela, universidad, trabajo, o para labores artísticas y de entretenimiento.

PUBLICIDAD

Estos equipos de impresión se han vuelto casi tan necesarios en nuestra vida cotidiana como los ordenadores o el móvil inteligente. Hay modelos que son un encanto para los amantes de los gadgets, pero, independientemente de su marca, precio, tamaño o rendimiento, a la hora de comprar una impresora es importante tener en cuenta el gasto que supondrá su mantenimiento, incluyendo la reposición de la tinta.

La tinta es un producto cargado de pigmentos que actúan de distintas maneras al ser vertidos en el papel. Hay muchos factores que influyen, como la porosidad del papel, la inyección y el rociado, y que pueden afectar la calidad del trabajo final.

Tipos de tinta

PUBLICIDAD

Es importante destacar que la tinta de las impresoras puede funcionar de dos maneras: en cartucho o en tóner. Los cartuchos de tinta son los más utilizados en las impresoras de casa y vienen en una presentación líquida, mientras que los tóneres de tinta suelen ser usados en las oficinas y su consistencia es en polvo.

Las impresoras de tinta de cartucho implican gastos de recarga más económicos que los de tóner. Como vienen en envases más pequeños tienen un uso más limitado: pueden rendir hasta unas 1.500 impresiones en cada recarga. En las oficinas, la alta demanda de impresiones implica el uso de equipos que resistan la alta carga de trabajo, por ello son más recomendables las impresoras láser, las cuales trabajan con tóner de tinta.

Las ventajas de los cartuchos compatibles

Cuando la tinta de la impresora se acaba, los cartuchos similares a los originales son una manera de ahorrar en la reposición del material que usan las impresoras, en casa o en la oficina.

PUBLICIDAD

Usar un cartucho de tinta compatible para las impresoras es una alternativa económica, ya que los similares pueden costar hasta un 80% menos que los cartuchos originales. Esto repercute en importantes y nada desdeñables ahorros, sobre todo si se le da un uso continuo a los equipos de impresión caseros o de oficina.

¿Qué contiene un cartucho compatible? Básicamente está compuesto por una tinta de color, muy parecida a la pigmentación, matiz y saturación de los consumibles originales, es decir, de aquellos vendidos por las empresas fabricantes de impresoras.

Para conseguir los mejores cartuchos de tinta no es necesario salir de casa. Se pueden encontrar en tiendas en la web como quecartucho.es. Se trata de un negocio online en el que es posible comprar cartuchos de tinta y tóner con descuentos de un 30% y compatibles con varias impresoras. El secreto de esta tienda es que negocia grandes cantidades de stock, lo que les permite ofrecer precios bastante atractivos.

Consejos para ahorrar tinta

En el mercado hay muchas opciones para comprar impresoras de cartuchos de tinta a precios muy bajos. El problema es que lo barato puede terminar saliendo más caro. Si no se hacen bien las cuentas, reemplazar los cartuchos puede minar los bolsillos y convertir cada recambio en una pesadilla.

Existen 8 consejos para ahorrar tinta en tu impresora que hay que tener en cuenta. El primero es colocar en modo de ahorro el equipo de impresión. Esta opción está presente en casi todos los equipos actuales. El modo de ahorro implica hacer impresiones como borrador, con menor calidad. Es muy eficaz para sacar documentos que no necesitan tanta nitidez, detalle o brillo.

Otros consejos son revisar a tiempo el nivel de gasto del cartucho de tinta, para cambiarlo justo cuando se acabe el líquido y no antes; e imprimir solo lo necesario para ahorrar dinero y también papel.

Mantener la impresora encendida evita que la máquina realice pruebas de impresión que impliquen más gasto de tinta. Imprimir solo en negro y usar cartuchos compatibles son también otras formas de ayudar a ahorrar en la empresa.

Para más consejos sobre cómo ahorrar tinta, se pueden consultar web especializadas como cartuchos-tinta.org.

Colores y precios al mayor

Para ahorrar en la compra de cartuchos de tinta y tóner, una opción es comprar al mayor. Los precios de los mayoristas para consumibles suelen ser mucho más baratos, aunque no todos pueden tener acceso a este tipo de negociación.

Una alternativa que está dando de qué hablar es colorpremium marca de cartucho. Esta tienda online está especializada en la comercialización de consumibles compatibles fabricados por ellos mismos. Detrás de esta empresa hay personas investigando para ofrecer cartuchos de tinta o tóner reciclados, remanufacturados o similares a los originales.

Un aspecto diferenciador de este negocio mayorista de tinta es que toda la información de sus productos y servicios se encuentra en Internet, desde donde se pueden hacer cómodamente los pedidos.

Reponer material de oficina ya no es problema

En el mundo de la red 2.0, las facilidades para obtener soluciones a las demandas del mercado se encuentran con solo un clic. Si se busca material de oficina barato hay muchas opciones en el ciberespacio, que han dejado atrás la necesidad de tener que salir de casa o de utilizar el coche o transporte público para reponer lo que se ha consumido.

Los consumibles que ofrecen las tiendas de este tipo incluyen los cartuchos de tinta y tóneres, cintas y rodillos para fax y filamentos para impresoras 3D. También hay material escolar y productos de papelería de uso general. Si se buscan cuadernos, agendas, calendarios, lápices, blocs y sobres tampoco es problema. Pueden comprarse archivadores, pizarras, mobiliario y máquinas de oficina, así como impresoras.

Dentro de este campo, destaca Fasaworld, una tienda online que ofrece papelería a negocios y particulares. Desde su catálogo se puede acceder a mercancía variada, con precios baratos y envíos inmediatos.