García-Gallardo anuncia un ‘censo’ de víctimas del terrorismo originarias de la Comunidad

García-Gallardo anuncia un ‘censo’ de víctimas del terrorismo originarias de la Comunidad

28 junio, 2022
|
Actualizado: 28 junio, 2022 0:07
|

La Junta de Castilla y León facilitará a los familiares de todas las víctimas del terrorismo en la Comunidad la realización de un censo de sepulturas con el que posibilitar la realización de acciones de sensibilización, recuerdo y memoria de todas ellas.

Así lo anunció esta tarde el vicepresidente del Gobierno autonómico, Juan García-Gallardo, durante su intervención en el acto de imposición de 15 medallas a diferentes víctimas del terrorismo de Castilla y León, que se llevó a cabo en el Monasterio de Nuestra Señora de Prado de Valladolid.

No obstante, García-Gallardo apuntó que el objetivo de la Junta con esta medida no es “recordar solo el pasado” para “no caer en el abuso de la memoria”, sino “ensalzar la significación moral de las víctimas” como parte del futuro de Castilla y León que, según el vicepresidente autonómico, se debe construir con “el ejemplo de la resistencia y actitud ejemplar de las víctimas”, dado que “sobre su sacrificio se construye la libertad de la que disfrutamos cada día”.

“Hoy, Castilla y León os abraza y os dice con una sola voz que no estáis solos”, continuó manifestando el vicepresidente autonómico, que aseguró la defensa de las víctimas por parte de la Junta para que “nadie se ampare en la libertad de expresión para humillaros” y para seguir prestando desde la Administración autonómica una asistencia que se comprometió a mejorar, así como actuar como cauce para facilitar la relación de las víctimas con otras administraciones.

En compañía de José Antonio Ortega Lara, a quien Juan García-Gallardo ensalzó por su “valiente ejemplo”, el vicepresidente de la Junta reconoció así las condecoraciones de hoy como “una manera de compensar, simbólicamente, la enorme deuda de nuestra democracia” con las víctimas, así como una demostración de que “en esta tierra, ninguna víctima estará sola”.

Tierra, la de Castilla y León, de la que García-Gallardo recordó que procede el 16 por ciento de las víctimas de ETA y donde se acogió a un nutrido grupo de víctimas que “regresaron en las peores condiciones posibles tras los asesinatos de sus maridos o que tuvieron que huír amenazados del País Vasco” por la banda terrorista.

Por ello, defendió el vicepresidente de la Junta a las víctimas y sus “legítimas demandas de memoria, dignidad y justicia” frente a las “tentaciones de blanqueo descreído” del terrorismo de ETA en unos tiempos que lamentó que sean de “especial sensibilización con el padecimiento del criminal porque está lejos de casa, de despreocupación hacia las víctimas, de aceptación del proyecto político que llevó a ETA a matar, y tiempos en los que, con demasiada frecuencia, se carga sobre los hombros de las víctimas lo que se ha llamado la reconciliación”.

Entrega de medallas

El acto comenzó precisamente con la entrega de algunas de las 15 medallas concedidas a diferentes víctimas del terrorismo de Castilla y León como consecuencia de cuatro atentados de la banda terrorista ETA en los años 1981 entre Sestao y Portugalete, 1986 en la plaza República Dominicana de Madrid, 1995 en Pamplona y 2008 en Santoña, así como los dos atentados que en el año 2020 la banda islámica Kateb Hezbolá realizó en bases donde se desplegaba la misión española en Irak.  

Unas medallas con las que la Junta “reafirma su compromiso con las víctimas de la violencia terrorista” a través de un reconocimiento público y una manifestación expresa de su apoyo para “no olvidar su dolor y recordar permanentemente su sacrificio en favor de las personas de Castilla y León”.

Al acto de entrega de medallas de la Junta a víctimas del terrorismo acudieron, además del vicepresidente de la Junta, el presidente de las Cortes de Castilla y León, Carlos Pollán; los consejeros de Industria, Comercio y Empleo, Mariano Veganzones, de Movilidad y Transformación Digital, María González Corral, y de Cultura, Deporte y Turismo, Gonzalo Santonja; el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez; y el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León, Sebastián Nogales, que estuvo acompañado por el exfuncionario de prisiones, secuestrado por ETA en los años 90, José Antonio Ortega Lara.  

Nogales intervino en el acto para agradecer las condecoraciones por cumplir “un importante papel de reconocimiento y respeto por las víctimas del terrorismo” que tiene la sociedad española y, en este caso concreto, la de Castilla y León.  

“Nuestra ley autonómica realiza un merecido reconocimiento y supone una verdadera medida de satisfacción moral para quienes hemos padecido la barbarie terrorista”, apuntó Nogales, quien a continuación pidió a todos los presentes que se pusiesen en pie en señal de respeto por todas las 159 víctimas del terrorismo de Castilla y León, que enumeró una a una.

Documental de la Fundación Miguel Ángel Blanco

Previamente, se emitió un avance del documental realizado por la Fundación Miguel Ángel Blanco para “reconocer a héroes y ángeles custodios” de las víctimas del terrorismo en relación a los escoltas de los objetivos de ETA, once de los cuales fueron asesinados entre los años 1973 y 2000.

Uno de los escoltas que durante años sirvió en el País Vasco, Juan Manuel Hueso, intervino también en el acto desarrollado en el Monasterio de Nuestra Señora de Prado, recordando “el sufrimiento de miles de víctimas directas, y un número incontable de indirectas” para que “no se repita” dado que “aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo”.

Asimismo, Hueso hizo una defensa de los escoltas y del papel que tiene el documental al recordarles para “reconocer el trabajo que durante años realizó la seguridad pública y privada para proteger la vida de las personas amenazadas”, dando con ello “lo mejor, que fue nuestro trabajo”, y por lo que ahora reclaman para sí y para las víctimas “memoria, dignidad y justicia”.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: