Programas del domingo
García Margallo confía en un PIB del 1,4 por ciento pero alerta de «problemas estructurales a largo plazo»

García Margallo confía en un PIB del 1,4 por ciento pero alerta de «problemas estructurales a largo plazo»

17 febrero, 2023
|
Actualizado: 17 febrero, 2023 13:35
|
En esta noticia se habla de:
PUBLICIDAD

El exministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación del Gobierno de España, José Manuel García-Margallo, consideró hoy en Burgos que las perspectivas económicas en España son “mejores de lo que se preveía hace un tiempo” -el país va a crecer “un 1,4 por ciento menos que la previsión de crecimiento con la que se elaboraron los presupuestos”, dijo- pero advirtió de “problemas estructurales que vienen de largo plazo” y que requieren de una solución “también a largo plazo y consensuada” entre todas las fuerzas políticas y agentes sociales.

García-Margallo, quien fue el invitado del desayuno informativo MAPFRE que se celebró en el Hotel NH Collection ‘Palacio de Burgos’, organizado por Management Activo y patrocinado por MAPFRE, hizo un repaso por algunos de los temas que marcan la actualidad como la espiral inflacionista, el problema energético, las consecuencias de la guerra en Ucrania o la situación del mundo después del COVID cuando se cumplen tres años de la pandemia.

En terreno nacional, el exministro puso el foco en los desafíos estructurales de la economía en el nuevo marco mundial. Además, analizó cuáles deben ser las políticas a aplicar para hacer frente a la inflación y mejorar la competitividad. En este sentido, García-Margallo señaló que “en crecimiento, la renta per cápita es igual hoy que el año 2005”. “Hemos perdido 16 años cuando el resto de los países han avanzado a mucha más velocidad”, apuntó, tras recordar que “antes estábamos en el ranking, el número 12 en la Unión Europea en 2005, ahora estamos en el 15, hemos bajado y seguimos bajando”.

Así, consideró que existen tres problemas estructurales “que hay que resolver”, enfatizó, y que son el paro, la productividad y el desequilibrio de las cuentas públicas. En esta línea, precisó que “en paro, el mejor año de la economía española fue en 2007, con un paro de un 8 por ciento, una cifra envidiable pero que era la peor de la Unión Europea, y eso afecta especialmente a colectivos como jóvenes, mujeres, mayores de 55 años y parados de larga duración”.

El segundo “gran problema”, dijo, es la “escasa productividad”. “El crecimiento de Estados Unidos en los últimos años se debe el 85 por ciento a la productividad, y nuestra productividad crece muy despacio”, indicó. “Si crece muy despacio, hay un límite al aumento de los salarios”, explicó, y agregó que “puedes aumentar los salarios sin que se descabalguen las cuentas cuando la productividad sube y eso exige un enorme esfuerzo en educación, en formación profesional, en inversión en invasión en I+D+i, en innovación, digitalización, etcétera”.

Y, el exministro añadió, que el tercer de los problemas estructurales es el de las cuentas públicas, donde alertó de que “vamos a dejar a nuestros hijos una deuda de un 115 por ciento del Producto Interior Bruto”, es decir, puntualizó, “debemos más de lo que producimos en bienes y servicios al año”.

Política de bloques” 

En su opinión, se trata de tres problemas que requieren reformas estructurales con el consenso de las fuerzas políticas y agentes sociales pero entendió que en la actualidad “se está haciendo una política de bloques que impedirá resolver esos grandes temas políticos”. En este punto, recordó que “por desgracia, a partir de la llegada al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que firma el Pacto de Tinell en 2003, hace dos cosas: decir que va a aceptar cualquier reforma del Estatuto que venga de Cataluña sin pasarlo por la criba de si es constitucional o no y, sobre todo, la ruptura de puentes con el Partido Popular”.

“Todos los firmantes”, dijo, – el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) e Iniciativa per Catalunya Verds-Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiA)- “se comprometen a no hablar con el Partido Popular ni en Cataluña ni fuera de Cataluña de ningún tema”. “Creo que la política de bloques históricamente nos ha creado unos problemas tremendos”, advirtió.

“Es obvio que para llegar a un Pacto de Rentas se requiere lo mismo que en los Pactos de la Moncloa: el consenso, la participación de otras fuerzas políticas y los agentes sociales; en el sistema de pensiones exactamente lo mismo, la financiación autonómica exactamente lo mismo y la reforma en la fiscalidad o la reindustrialización de España… no podemos seguir siendo una economía que se basa prioritariamente en turismo y en servicios cercanos al ciudadano”, manifestó.

Por ello, entendió que la solución es “incierta” pero reconoció que es “mucho más fácil ahora que en la Transición”. “La buena noticia es que ahora es más sencillo de hacer y además desde el punto de vista político ya contamos con instituciones rodadas, tenemos un parlamento democráticamente elegido por su representatividad, unos sindicatos que funcionan, unas organizaciones empresariales que están maduras y tenemos la experiencia de lo que fueron las crisis anteriores”, relató. “España tiene arreglo desde luego, lo tiene no excesivamente complicado, pero se exige que nos pongamos de acuerdo”, exclamó García-Margallo, al tiempo que reiteró que “la buena noticia es que estamos mejor que entonces, mucho mejor”.

Desafíos interrelacionados: el geopolítico, energético y económico

El protagonista del encuentro hizo también un repaso por algunos de los temas que marcan la actualidad como la espiral inflacionista, el problema energético, las consecuencias de la guerra en Ucrania o la situación del mundo después del COVID cuando se cumplen tres años de la pandemia. Con una mirada al exterior, García-Margallo analizó cómo la Unión Europea (UE) y España se enfrentan a tres grandes desafíos interrelacionados: el geopolítico, el energético y el económico. Por otro lado, el invitado habló del papel que juegan los fondos Next Generation en la recuperación económica, así como qué hay que hacer para que estas ayudas europeas lleguen a las pymes.

Noticias Relacionadas: