Programas del domingo
Guillermo Salas: ‘El socialismo de Maduro es tan solo una evolución del comunismo convencional, disfrazado de democracia participativa’

Guillermo Salas: ‘El socialismo de Maduro es tan solo una evolución del comunismo convencional, disfrazado de democracia participativa’

28 enero, 2019
|
Actualizado: 28 enero, 2019 12:30
|
PUBLICIDAD

@jmfrancas. Guillermo Salas es uno de los fundadores de ESATA, el grupo de académicos que desde 2003 ha documentado los fraudes electorales en Venezuela.

JMF: ¿Cómo vives la situación actual de Venezuela?

Guillermo Salas: Actualmente estoy fuera de Venezuela, pero me mantengo informado de todo cuanto acontece en mi país. Preocupado y a la vez esperanzado con todo lo que pueda pasar. Soy un convencido, que la ayuda internacional será clave para desalojar al chavismo del poder.

JMF: ¿Estamos ante el fin del chavismo?

Guillermo Salas: Puede ser. El chavismo, y en especial Maduro, carecen de toda simpatía. Han acumulado durante los últimos años un altísimo rechazo, dentro y fuera de Venezuela. Por otro lado, la comunidad internacional, y sobre todo el gobierno de las Estados Unidos, ha entendido que el Socialismo del Siglo XXI es problema muy grave para la región y que no fue creado para quedarse dentro de los límites de Venezuela. Entendieron, después de 20 años, que era tan solo una evolución del comunismo convencional, que disfrazado de “democracia participativa”, pretendía instaurarse en toda América Latina. Esto ha sido un cambio importantísimo en la lucha por restaurar la democracia en Venezuela.

JMF: EEUU,  ¿apoya o ha impulsado los movimientos de Guaidó?

Guillermo Salas: La política de los EEUU ha dado un cambio importante. En los tiempos de Obama no hubo ningún apoyo significativo a la lucha por la democracia en Venezuela. Sucedía todo lo contrario, le sonreían a la dictadura de los Castro, hecho que por supuesto desmoralizó muchos venezolanos. La política de Trump hacía Venezuela, más que ayudar a Guaidó, lo que ha hecho es influir, por diversas vías para que vuelva la democracia a Venezuela. Anoche mismo, el gobierno de Trump designó a Elliot Abrams como el encargado del tema Venezuela. Muchos analistas ven en este nombramiento que el papel de EEUU en la resolución del caso Venezuela puede ir mucho más allá de lo meramente diplomático y llegar incluso a intervención militar. Abrams fue quien estuvo detrás de la intervención de EEUU que puso fin al gobierno de Noriega en Panamá.

JMF: ¿Ves una intervención a la ‘panameña’?

Guillermo Salas: Pese hay que hay muchas similitudes entre la forma de gobernar de Maduro y Noriega, el caso Venezolano es más complejo. La Fuerza Armada venezolana, que desde hace años se convirtió en la guardia pretoriana del régimen, es muchísimo más grande de lo que era la Fuerza Armada panameña. Además está dispersa por todo el país. Tal vez previendo que en Venezuela pudiese suceder algo similar a lo de Panamá, desde su llegada al poder el Chavez sobredimensionó la Fuerza Armada. Por todas estas razones una intervención militar en Venezuela podría ser mucho más cruenta y mucho más larga que la de Panamá.

JMF: Me dicen que el ejército esté desmembrado con muchos militares detenidos hace tiempo por miedo a un golpe…

Guillermo Salas: Sin duda que no todos los niveles de mando están a favor de Maduro. Recordemos que el 21 de enero de este año, hubo un pequeño alzamiento de la Guardia Nacional. Un Sargento, al que se le había muerto un hijo por falta de medicinas, empezó la revuelta. Ese hecho permitió ver algo muy significativo: en los barrios más populares de Caracas la gente apoyó el alzamiento. Eso lo vio el alto mando militar.

JMF: ¿Qué esta pasando ahora mismo en las calles de Venezuela que no sepamos?

Guillermo Salas: Hambre, rabia contra Maduro y una gran esperanza encarnada en Juan Guaidó.

JMF: ¿Violencia en las calles?

Guillermo Salas: Mucha. Varias decenas de personas han sido asesinadas a manos de los cuerpos de seguridad por protestar. Muchos detenidos. Incluso en las últimas horas, como en caso del joven líder Luis Ramos Sucre, agentes del régimen han ido a buscar a opositores a sus casa para matarlos frente a sus familiares.

JMF: ¿No hay marcha atrás?

Guillermo Salas: Pareciera que no hay marcha atrás. hasta hace pocos días Venezuela era un país secuestrado, triste porque los ciudadanos se sentían incapaces de combatir la tiranía. El 23 de enero retomó la esperanza, la gente ve en el abrumador rechazo popular a la figura de Maduro, en el manifiesto apoyo de la comunidad internacional y en la figura de Guaidó el camino para alcanzar la democracia y la libertad.

JMF: ¿Por qué Guaidó y no otro más bregado?

Guillermo Salas: Aunque joven. Podría verse a Guaidó como muy joven o como un outsider, pero no es así.  Guaidó es bregado, fue uno de los líderes del movimiento estudiantil que irrumpió contra Chavez en 2007. Este movimiento fue que impidió el fraude electoral que Chavez tenía preparado para el referéndum con el que pretendía cambiar la Constitución, para convertir a Venezuela en un Estado Comunal. Guaidó fue uno de los héroes que impidieron que este cambio de Constitución sucediera. Lleva ya más de 10 años dedicado a la política. Por otro lado ha demostrado gran valor; cuando todo el mundo creía que estaba asilado en alguna embajada, ayer se presentó a una asamblea en una plaza muy emblemática de Caracas.

JMF: ¿Qué opinas de la postura de España, perdón, del gobierno de España?

Guillermo Salas: Muy tibia y algo incoherente. Debemos tener claro que uno de los pilares del gobierno de Sanchez es Podemos, un partido creado con el dinero que Iglesias y otros, recibieron del gobierno chavista.

JMF: España no es Sánchez, ¿lo entenderá Venezuela?

Guillermo Salas: Lo entendemos muy bien. También entendemos que Cuba no son los Castro porque sabemos Venezuela no son los Maduro. Los venezolanos hemos tenido muy buena liga con los españoles. No sé cuantos españoles o personas con derecho a la nacionalidad española hay en Venezuela. Actualmente n España hay cerca de trescientos mil venezolanos, la gran mayoría con las dos nacionalidades, la venezolana y la española. No sé si Sanchez entiende que esos cientos de miles de venezolanos votan.

JMF: ¿Qué puede ocurrir los próximos días?

Guillermo Salas: A lo interno aumentará el hambre y la represión, las protestas se incrementarán, el apoyó del ejército a Maduro se resquebrajará y Maduro no se atreverá a convocar elecciones libres y transparentes. A lo externo, se consolidará un frente de naciones para desalojar a Maduro del poder y restaurar la democracia en Venezuela. Cada vez veo más probable que al final ocurra una injerencia humanitaria armada de un grupo de naciones a favor de los venezolanos.

JMF: Elecciones ya, convocadas por Maduro, ¿supondrían más fraude?

Guillermo Salas: Debemos entender que el chavismo llegó al poder con las intenciones de soltarlo nunca. Chavez se cansó de repetirlo. El mismo día de la llegada de Chavez bloquea todas las vías para que nadie lo pueda sacar del poder. Por supuesto, una de las la primera que bloquea, en 2003, es la vía electoral. Encarga al régimen cubano de reorganizarle el sistema electoral. Estos envían a Venezuela al vice-rector de la Universidad de Ciencias Tecnológicas de Cuba, José Lavandero Garcia. Lavandero convierte al organismo electoral venezolano, en una fabrica de hacer fraudes, que tiene como centros la adulteración del registro de electores y al voto electrónico. El gran problema que tiene Maduro es que no puede convencer a nadie que un triunfo electoral suyo pueda darse sin un mega fraude, y por eso no convocará elecciones.

JMF: ¿Ha habido fraude en las eleciones de Maduro?

Guillermo Salas: Las grandes evidencias de fraude basadas en matemática estadística y publicadas en los journal más importantes datan del Referendum Revocatorio Presidencial de 2004. En 2003 Jorge Rodriguez, una de las piezas más importantes del chavismo eliminó el sistema de votación de Indra, en el que el voto era un tarjetón (algo tangible) y se lo entregó a consorcio Smartmatic-Bizta que impusó el voto electrónico (algo intangible). Smartmatic suministraría las máquinas de votación y Bizta, una compañía de computación en la que el Estado venezolano pocos mese antes se había convertido en su mayor accionista, desarrollaría el software que usarían estas máquinas. En otras palabras, el chavismo creo y controló un sistema de votación para que los venezolanos no nos molestáramos en contar los votos. A partir de ese momento el chavismo utiliza este sistema de votación, el más tecnificado del mundo y a la vez el menos transparente, todo un paraíso para perpetrar fraudes electorales. Es con este sistema electoral que Maduro gana las elecciones. Por supuesto que alguien elegido con este sistema electoral no se puede considerar Presidente de un régimen democrático.

JMF: Gracias Guillermo, alerta dada por sí lo instalan  en Espana. Un abrazo y hasta ver a Guaidó como presidente de todos los venezolanos.

Guillermo Salas: El sistema ese, Smartmatic, lo han metido en muchísimos países. Ha sido especialmente controversial en Brasil, durante la reelección de Dilma y en Filipinas. Luego del Referéndum para la reforma constitucional de 2007 en la madrugada que siguió a la votación, luego que Chavez reconociera su derrota, en una celebración callejera me encontré con Guaidó, nos abrazamos por haber parado el fraude. Me comentaron que ayer Guaidó anunció que volvíamos al voto manual. Gracias Josep.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD