PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ibáñez y Barcones centran el debate del Pleno de las Cortes

La despoblación y la sanidad rural, eje de la discusión

El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, y la viceportavoz del Grupo Socialista, Virginia Barcones, se enzarzaron hoy en el Pleno de las Cortes en relación a la fusión de municipios y el plan de reordenación de la sanidad rural, donde el primero la acusó de “mentir” y la segunda reclamó que desautorizara al vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y a la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

PUBLICIDAD

Durante una interpelación sobre política general en materia de administración local, defendida en el pleno por Virginia Barcones, Ibáñez acusó a la oposición socialista de lanzar “burdas mentiras” sobre la fusión de municipios y la eliminación de consultorios médicos en pequeños núcleos de población y defendió que se van a mantener los servicios en los pequeños pueblos, mientras la segunda afirmó que están causando el «pánico» en sus vecinos.

Ibáñez expresó el compromiso de la Junta con el mundo local y rechazó de plano que se vayan a fusionar municipios, obligar a que se fusionen o que se vaya a desmantelar la sanidad rural. “Ha sido una dramatización de los años 30, como Vivian Leigh en ‘Lo que el viento se llevó’, pero acabara como Pinocho por mentirosa”, replicó el consejero, tras escuchar a Barcones decir que no lo van a “permitir”.

La socialista inició su intervención con la pregunta a la Junta de “si tienen juicio” por las medidas anunciadas y mostró la comparecencia del vicepresidente, Francisco Igea, o se refirió a sus declaraciones posteriores de fusionar municipios de menos de 5.000 habitantes o de no ver la viabilidad de dotar de servicios a pueblos con 50 personas.

PUBLICIDAD

Ibáñez respondió que no tiene que desautorizar a Igea porque él mismo ya respondió a Barcones en el pasado Pleno que no se va a fusionar ningún municipio. “Una mentira, aunque se diga cien veces, no es verdad”, sentenció, para insistir en su acusación al PSOE de mentir.

El cruce de acusaciones entre el consejero y la ‘número dos’ socialista se produjo durante una interpelación en la que la segunda denunció el recorte en las transferencias de la Junta a los municipios, que cifró en un 72 por ciento entre 2009-2012 y del 62 por ciento en 2017, cuando en el resto de las comunidades se ha incrementado.

En su turno, el consejero no reconoció los recortes y se refirió al modelo que garantiza por ley la participación de las entidades locales en los tributos propios y cedidos de la Comunidad, con 60 millones transferidos en 2016 y 64 en 2018. “Se cerró el grifo y se abrió para promocionar su juguetito”, replicó Barcones, en referencia a las mancomunidades de interés general.

Por último, Ibáñez confió en que la moción que se presente sea «constructiva» y la socialista insistió en los «recortes brutales» aplicados por la Junta en las políticas de proximidad.

PUBLICIDAD