PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Miguel Calvo, nuevo delegado institucional de Iberdrola

Iberdrola anunció hoy el nombramiento de Miguel Calvo como nuevo delegado institucional en Castilla y León tras desarrollar buena parte de su trayectoria profesional en el Grupo Norte. “Miguel aporta un conocimiento extraordinario de la región y comparte la ambición de Iberdrola de ser parte activa de una transición energética necesaria, que representará oportunidades, tanto desde el punto de vista ambiental como para el tejido industrial y empresarial de la Comunidad”, tal y como explicó Ángeles Santamaría, consejera delegada de Iberdrola España.

PUBLICIDAD

La directiva precisó que confía en que la aportación de Miguel calvo se sume “a la labor que desarrolla todo el equipo de la compañía en la región desde hace décadas”. La compañía energética refuerza de esta forma su presencia en una Comunidad que considera clave para el desarrollo del negocio, basada en la promoción de nuevos proyectos renovables, el despliegue de redes eléctricas más inteligentes y el impulso a nuevos modelos de consumo eléctrico, como la movilidad sostenible y el autoconsumo.

Hasta ahora Miguel Calvo realizó su trabajo directivo en el Grupo Norte donde fue, entre otros cargos, director General, consejero delegado y miembro de su Consejo de Administración. Licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid, realizado formación complementaria con un MBA en el Instituto de Empresa (IE) y PADE por el IESE.

Iberdrola gestiona en Castilla y León 5.087 megawatios (MW) renovables, principalmente hidráulicos, convirtiéndose en la comunidad autónoma con más megavatios ‘verdes’ instalados por la compañía. Asimismo, es el primer productor de energía eólica en España, con una potencia instalada de 5.793 megawatios y gestiona una capacidad instalada renovable total de 16.027.

PUBLICIDAD

La compañía está poniendo en marcha en la actualidad un ambicioso plan inversor en renovables que le permitirá la instalación de 3.000 nuevos MW en el país hasta 2022. Esta estrategia contempla el desarrollo de nuevos proyectos eólicos y fotovoltaicos en Castilla y León. Recientemente, la compañía ha cerrado un acuerdo con Siemens Gamesa para la adquisición del complejo eólico BaCa (Ballestas y Casetona) (69,3 MW), con el que ha reforzado su presencia en la comunidad.

Además, a través de su distribuidora i-DE, Iberdrola acometió también una profunda transformación de la red eléctrica que gestiona en Castilla y León, en un proceso de digitalización que le ha llevado a desplegar 1,5 millones de contadores inteligentes y la adaptación de 15.300 centros de transformación, a los que ha incorporado capacidades de telegestión, supervisión y automatización. Este proyecto ha contribuido, junto con otros, a mejorar la calidad de suministro de la red eléctrica un 37 por ciento en España en último año.

La actividad que desarrolla Iberdrola en Castilla y León tiene un fuerte impacto socioeconómico que se elevó, en 2018, a cerca de 570 millones de euros, reforzando su papel como uno de los principales motores de esta Comunidad. Durante el pasado ejercicio, la compañía realizó pagos por valor de 165 millones de euros a alrededor de 800 empresas castellanas y leonesas, convirtiéndose en una de las comunidades que más proveedores aporta al ecosistema de colaboradores de Iberdrola.

PUBLICIDAD