PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Imagen de la manifestación del Primero de Mayo en Madrid. EFE/Fernando Alvarado

Primero de Mayo, la fiesta socialista cada vez con menos trabajadores: No llenan ni la Puerta del Sol

Que sindicatos como UGT y CCOO han perdido el apoyo de los trabajadores es cada Primero de Mayo, la fiesta socialista del Trabajo, cada año más patente. Este año en Madrid ni siquiera han sido capaces de llenar la Puerta del Sol y en Barcelona apenas han reunido a 5.000 personas.

PUBLICIDAD

Ni llovía ni hacía frío, pero los sindicatos UGT y CCOO se han dado de bruces en sus manifestaciones del Primero de Mayo. En Madrid, ellos mismos cifrán en 30.000 personas las asistentes a la manifestación, una cifra que esta muy inflada porque los manifestantes no han llenado ni de cerca la Puerta del Sol. En Barcelona, los convocantes CCOO y UGT hablan también de 30.000 manifestantes, aunque la Guardia Urbana, los reduce a 5.000, y eso que han contado con los trabajadores de Nissan, que con su propia pancarta protestaban contra el ERE de la empresa automovilística.

Crecidos por el resultado electoral en escaños, -123 para el PSOE más los 42 de Podemos, que suman 165, frente a los 149 del grupo de la oposición del centro derecha, 16 diputados más para la izquierda, aunque sólo 43.888 votos de diferencia (11.213684 vs 11.169.796)- se ve legitimados para pedir un Gobierno PSOE-Podemos, aunque no sumen mayoría (165 vs 176).

PUBLICIDAD

Así, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, se ha felicitado hoy por que España haya conseguido «parar» a la ultraderecha, pero ha insistido en la importancia de configurar un Gobierno de izquierdas y en rechazar una alianza con cualquier partido de la derecha.

«Con Rivera no, con Pablo Casado no y con Vox ni a tomar una cerveza», ha afirmado Álvarez durante su intervención al cierre de la manifestación del Primero de Mayo, una consigna que después ha repetido en parte el público al grito de «Con Rivera no». lo de VOX no es de extrañar porque tiene en su programa retirar las millonarias subvenciones públicas a los sindicatos, su principal fuente de ingresos y por la que viven y muy bien miles de sindicalistas en España.

«Tenemos una gran oportunidad por delante», ha dicho el líder sindical, que ha subrayado que este Primero de Mayo tiene que ser el inicio de una movilización social para conseguir los objetivos sociales encaminados a un reparto más justo de la riqueza.

«Hay que mantener una presión permanente que nos permita de una vez por todas, después de cinco años de crecimiento, que esa riqueza con la que se forran algunos se reparta», ha añadido.

PUBLICIDAD

Al respecto, ha recordado que uno de cada tres españoles tienen un salario que está en el entorno del mínimo profesional (900 euros mensuales), mientras que los multimillonarios han crecido un 76 %, las familias han visto aumentado los impuestos que pagan un 20 % desde 2009 y las empresas han visto rebajados los suyos un 25 % en el mismo período.

Además, ha destacado el reto que supone reducir la tasa de paro entre las personas con discapacidad y ha avisado de que denunciarán públicamente a las empresas que no cumplen con las obligaciones derivadas de la Ley de Integración Social de los Minusválidos (LISMI).

La lucha contra el desempleo debe ser, en su opinión, el principal eje de la política económica, aunque también ha reclamado que Bankia se convierta en un verdadero banco público y que una compañía eléctrica sea nacionalizada para ponerla al servicio de los ciudadanos.

«Ya teníamos pactados los cambios con el Gobierno», según CCOO

Por su parte, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha pedido al PSOE que forme un Gobierno «de izquierdas» y aborde cuanto antes, porque «ya no tiene excusas», los cambios laborales a los que ya se comprometió con los sindicatos y que no llevó a cabo porque no tenía la mayoría parlamentaria.

Durante su intervención al término de la manifestación del Primero de Mayo, Sordo ha pedido además a la patronal CEOE que se comporte como un «agente social» y se corresponsabilice de los retos que afronta el país y «deje de jugar a ser un lobbie político».

Para Sordo, es necesario corregir las reformas laborales antes de «aceptar el señuelo de nuevo Estatuto de los Trabajadores», porque «ya teníamos pactados los cambios con el Gobierno y se excusaba en que no tenía la mayoría parlamentaria: Pues bien, ahora ya la hay, no hay excusas».

Sordo ha asegurado que el sistema de pensiones tiene que ser público y de reparto, abordándose una mejora de los ingresos y no un recorte del gasto, y derogando la reforma de pensiones de 2013, al tiempo que es necesario «abordar sin miedo, sin complejos y sin cuñadismos la política fiscal».

«España necesita una mayoría de izquierdas para afrontar estos retos», ha dicho Sordo, aunque «no se trata de poner cordones sanitarios a nadie», pero «la geometría variable es seguir haciendo política a salto de mata», por lo que ha considerado que «no se puede improvisar» y son necesarios acuerdos de Legislatura y eso pasa por la izquierda».

Para Sordo, el auge de la extrema derecha ha sido consecuencia de la aparición de «tres iluminados que han perdido el sentido del ridículo y se han puesto a decir barbaridades», pero ha alertado de que «no estamos hablando de un atajo de ‘frikis’ sino opciones que han conseguido contaminar el debate y los discursos de las distintas derechas».

«Ha sido patético tratar de combatir a VOX comprando sus argumentos», ha dicho Sordo, al tiempo que se ha preguntado «qué ha ocurrido para que discursos que eran marginales y ridículos haya asustado al país».

«Pues que ha calado en un país asustado, con precariedad, pérdida de confianza en Instituciones y precariedad laboral», ha añadido.